Despliega el menú
Sociedad

FUGA RADIACTIVA

Destituyen al director de Ascó por minimizar los riesgos tras una fuga en la central nuclear

La Junta de Administraciones de la Asociación Nuclear de Ascó-Vandellós destituyó al director de la central nuclear Ascó I de Tarragona, Rafael Gasca, así como al jefe de servicio de Protección Radiológica de la planta, Francesc González Tardiu, tras conocerse durante el fin de semana que en noviembre se produjo una fuga radioactiva. Precisamente, se han encontrado nuevas partículas en las mismas áreas del suceso cuya radioactividad evaluará el Consejo de Seguridad Nacional (CSN), aunque el organismo insiste en que no hay peligro para la población.

El haber tardado más de cinco meses en comunicar el escape que se produjo en noviembre ha provocado la expulsión de Gasca de su puesto, en el que será sustituido por el actual director de la central de Valdellós, también en Tarragona, César Candás. Esta decisión de la Junta se tomó al considerar que el ya ex director de Ascó I había ocultado información, no sólo por el retraso en comunicar el suceso, sino también en el informe sobre el mismo.

Así se cumple la amenaza que realizó el CSN que, tras comprobar, después de una denuncia de Greenpeace, lo ocurrido en la central informó de que se estudiaría la imposición de sanciones contra los operadores de la central por no facilitar la información sobre la fuga, que se produjo durante el llenado del tanque de 1.000 megawatios de la planta propiedad de Endesa, y que finalmente era más grave de lo que se dijo.

De hecho, este miércoles el titular de Ascó I, comunicó al CSN la detección de nuevas partículas dentro del emplazamiento en las mismas áreas donde se detectaron las anteriores, cuyo contenido radiactivo será analizado por el CSN. La nueva detención se llevó a cabo a través de la campaña de vigilancia radiológica en el exterior de las instalaciones por parte del organismo y que se realiza de forma complementaria y detallada a la efectuada el pasado 5 de abril. En este sentido, los inspectores del CSN aseguraron que sigue sin haber peligro para la población.

"Cabeza de turco"

Tras la decisión de la Junta, la asociación ecologista Greenpeace consideró que la destitución de Gasca es sólo una "cabeza de turco" para "salvar la cara" tras el suceso. En una rueda de prensa, el responsable de la Campaña Nuclear de la organización, Carlos Bravo, explicó que ambos son "culpables" del escape, pero apuntó que donde se deberían depurar responsabilidades es dentro de Endesa e Ibredrola. Consideró que estas compañías "no se quieren hacer cargo de su política de producción a toda costa, incluso a costa de la seguridad". "Quieren salvar un poco la cara, independientemente de quien tenga la culpa", señaló Bravo.

Por su parte, el PSOE se ha sumado a las peticiones de PP e ICV que pidieron la comparecencia del la presidenta del CSN, Carmen Martínez Ten en el Congreso para que explique las conclusiones d ela investigación puesta en marcha con el fin de "garantizar la transparencia" de información y "tranquilizar a la población", que se encuentra cada vez más alarmada después de que 800 personas se vean obligadas a someterse a revisiones.

Examinar a todos los que han pasado por la planta desde noviembre

La Asociación Nuclear Ascó - Vandellós II (ANAV) ha ofrecido a cinco colegios y dos centros universitarios medir el espectro radiactivo de los alumnos que entre el mes de noviembre del año pasado y abril de este año han visitado la central de Ascó.

 

Los alumnos que han visitado la central pertenecen a cinco colegios y a dos centros universitarios, cuatro catalanes y tres de fuera de la comunidad, según el portavoz de la ANAV, que ha considerado "irrelevante" especificar de qué centros educativos se trata. No obstante, se sabe que uno de estos colegios es el de los Maristes de Girona.

Vives ha dicho que "en ningún caso" los estudiantes tendrán que trasladarse hasta la central nuclear para someterse a esta medición, ya que el titular de la planta trasladará un camión acondicionado hasta los centros que lo requieran. Unos 800 trabajadores de la central ya han pasado por este contador, sin que se hayan detectado problemas, según Vives.

Etiquetas