Despliega el menú
Sociedad

CIENCIA

Descubren en Borneo una rana sin pulmones

Esta especie de anfibio única respira a través de la piel y presenta un cuerpo aplastado.

La primera especie de rana sin pulmones ha sido descubierta en una zona remota de la isla de Borneo, al norte de Indonesia, y el hallazgo supone un importante paso en el estudio de la evolución, según la revista especializada "Current Biology".

Esta rana acuática, apodada "Barbie" como diminutivo de su nombre científico, Barbourula kalimantanensis, respira a través de la piel, presenta un cuerpo aplastado, manchas amarillas y negras, y unos ojos especialmente saltones que le permiten ver fuera del agua mientras nada.

Así, esta rana es uno de los raros anfibios que carece de pulmones, como ciertas especies de salamandras y algún miembro de la familia de las Gymnophiona o Cecilias.

La publicación argumenta que este hallazgo puede ayudar a los científicos en el estudio de los factores ambientales que alientan la evolución de las especies.

"Barbie" fue descubierta en la parte indonesia de la isla de Borneo en agosto de 2007 por una expedición de biólogos de la Universidad Nacional de Singapur.

Estos científicos trabajan con la tesis de que la capacidad de esta rana para respirar a través de la piel es la consecuencia de un proceso de adaptación a su peculiar entorno natural, en el que cuenta con rápidas corrientes de agua fría que son ricas en oxígeno.

Además, especulan los especialistas, la ausencia de pulmones facilita que el animal no flote en el agua y se mueva más cómodamente en los ríos en los que habita.

La primera vez que un científico se encontró con esta especie de rana fue hace 30 años, pero entonces no advirtieron que el animal carecía de pulmones y respiraba a través de la piel.

Escarabajo bellotero

Por otro lado, investigadores del CSIC han descubierto la primera especie de escarabajos capaz de arrastrar, enterrar y consumir bellotas, una acción que, además, facilita la germinación de las semillas de estos frutos al protegerlas frente a predadores como aves y roedores.

Tras enterrar la bellota, los ejemplares de esta especie, la Thorectes lusitanicus, inician su consumo por la parte más alejada del embrión, pero no la comen del todo, por lo que muchas semillas pueden generar nuevas plántulas. Algunos coleópteros incluso se refugian dentro de los frutos durante todo el invierno.

Aunque en su dieta incluye las bellotas de distintas especies de Quercus, como alcornoques, encinas y robles, esta especie prefiere las de alcornoque, incluso por encima de otros recursos usados típicamente por la especie, como los excrementos de vaca y de conejo, declara Jorge Lobo, el coautor del estudio realizado en la colaboración de la Universidad de Alicante en el Parque Natural de Los Alcornocales, en la provincia de Cádiz.

Etiquetas