Despliega el menú
Sociedad

FAMILIA

"La custodia compartida evita los conflictos"

Padres y madres divorciados denuncian que desde el Gobierno aragonés se potencia la desigualdad.

Los padres y madres separados lo tienen claro: no apostar por la custodia compartida genera desigualdad y, por lo tanto, violencia y conflicto. Lo saben bien puesto que cada uno de ellos ha sido y es protagonista de su propia historia de divorcio y tiene todos los elementos para conocer de lo que habla.

 

La Junta Directiva de la Confederación Estatal de Asociaciones de Madres y Padres separados se dio cita ayer en Zaragoza para analizar la evolución de las separaciones y divorcios en Aragón durante 2009 y valorar la "escasez de medidas" para paliar las consecuencias negativas de los divorcios tomadas por el Gobierno aragonés.

 

Actualmente están negociando con los grupos parlamentarios de Aragón para "apoyar y mejorar" la propuesta legislativa sobre "igualdad en las relaciones familiares ante la ruptura de la convivencia de los padres" que el PAR presentó en las Cortes el pasado noviembre. Hasta ahora se han mostrado favorables PP y CHA (esta última con matices), y en contra, el PSOE.

 

"Creemos que los políticos no escuchan la voz de la gente y no tienen contacto con la realidad. Apuestan por una ley de hace 30 años y no se dan cuenta de que la sociedad ha evolucionado, y que no se puede mantener el esquema habitual de madre cuidadora y padre visitante", señaló Justo Sáenz, en la sede de la Asociación Mixta de Separados y divorciados de Aragón, donde se celebró el acto.

 

Sáenz recordó que las custodias monoparentales conculcan el principio constitucional de igualdad de todos ante la ley y discrimina gravemente a la mujer, tanto laboral, social como económicamente y le impone la carga de educar ella sola a los hijos. Esto es "particularmente grave" en las zonas menos desarrolladas de Aragón, en especial en Huesca y Teruel.

 

"La vulneración del principio de igualdad impide, además, que los hombres puedan ejercer su derecho a educar y cuidar a sus hijos, y favorece la perpetuación de los roles machistas en la familia", dijo.

 

En 2007, el 85,4% de las sentencias judiciales dictadas en Aragón adjudicaron la guardia y custodia a la madre, el 4% al padre y solo 158 casos (el 10,6%) fueron custodias compartidas. En 2008 el porcentaje fue del 87,8% a la madre, el 3,9% al padre y el 8,3% (120 casos), compartida. A estas cifras se une el dato de que el número de divorcios ha disminuido fundamentalmente por la crisis pero la contenciosidad ha subido y, con ella, el número de menores que son utilizados y manipulados.

 

A juicio de la asociación, la custodia compartida es la mejor forma de lograr la igualdad real. Para conseguirlo, proponen varias cuestiones, como potenciar el servicio de mediación familiar para que ayude a las parejas a llegar a acuerdos, como ocurre en Francia, donde es obligatorio pasar por ese servicio al separarse.

 

En cuanto a la vivienda, un gran punto de conflicto y ahora, de exclusión social, consideran que se debería liquidar, como norma, en el momento del divorcio. Al mismo tiempo, el Gobierno de Aragón debería promover cupos de VPO y viviendas de alquiler social para colectivo de personas divorciadas. También apuestan por que se desarrolle una ley de puntos de encuentro familiar, muy necesarios en casos de conflicto.

Etiquetas