Despliega el menú
Sociedad

SALUD

Casi tres millones de españoles padecen diabetes sin diagnosticar

El número de pacientes clínicos con esta patología aumentará en medio millón en los próximos 15 años.

Casi tres millones de españoles, un 6,45% de la población, padece diabetes sin diagnosticar --lo que se denomina 'ignorada' o 'durmiente'--, un número similar al de personas que actualmente padecen clínicamente, es decir, de forma conocida, esta enfermedad en nuestro país. Ésta es al menos la estimación efectuada por los doctores José Antonio Gutiérrez, director de la Fundación Lilly, y Manuel Serrano Ríos, jefe del servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, codirectores del simposio "Diabetes Mellitus Hoy", que se celebrará este jueves y viernes en Madrid con la participación de expertos nacionales e internacionales sobre la materia, coincidiendo con la conmemoración el día 14 del Día Mundial de la Diabetes.

Los cálculos de los especialistas apuntan a que el número de diabéticos clínicos diagnosticados aumentará en España en cerca de medio millón de pacientes en 2025, si no se ponen en marcha con la mayor celeridad estrategias preventivas basadas en la recuperación de hábitos saludables, anunció el doctor Carlos Paya, vicepresidente de investigación de Diabetes y Endocrinología de Eli Lilly en Indianápolis (Estados Unidos). Se tratará de un incremento cercano al 20%, en la media europea, aunque muy lejos del 40% de aumento que se registrará en Estados Unidos en la próxima generación o del 80% en otras zonas del mundo, como Sudamérica o la India.

Y es que, consignó Serrano, la diabetes tipo 2 (la no insulinodependiente y que supone el 85% de los casos), junto a la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, conforman un "trío de epidemias muy ligadas a la evolución del actual estilo de vida occidental", como los hábitos alimenticios erróneos (muy ricos en calorías y grasas), el estado de vida sedentario y el estrés psicológico, social y cultural. El doctor Serrano consideró crucial una identificación precoz de la patología, sobre todo por encima de los 45 años, cuando los riesgos son mayores y se deben analizar la obesidad, el historial familiar y a grupos étnicos concretos que son más proclives a padecer diabetes. La diabetes tipo 2, subrayó, es una enfermedad "compleja y multifactorial", toda vez que puede existir una predisposición genética, pero también hay que tener en cuenta la sobrenutrición y el sedentarismo.

Menores de cinco años

En España, en concreto, existen zonas donde se registra una mayor prevalencia de la diabetes, como son las Comunidades Autónomas de Murcia y Andalucía, además de ciertas zonas de Canarias. Coincide también que en las CCAA donde se registran mayores índices de diabetes también existen tasas de obesidad más altas, como es el caso de Murcia, Extremadura y Navarra. Aunque la diabetes tipo 1 (dependiente de insulina) es la más común entre los niños y los jóvenes, ya se está observando una incidencia cada vez mayor de tipo 2 en la población infantil. Afecta por igual a niños y niñas, y por norma general su incidencia aumenta con la edad y tiene su máximo pico en la pubertad. Entre el 4 y el 5% de niños entre los ocho y los 12 años padecen diabetes tipo 2, y la patología que padecen está "íntimamente ligada a la obesidad".

Entre los seis y los 12 años, se calcula que entre un 6 y un 8% de niños padecen la diabetes tipo 2.

En el caso de la diabetes tipo 1, las investigaciones demuestran la tendencia mundial a aumentar en un 50% durante los próximos 15 años, principalmente en los niños por debajo de los cinco años. Pero en Europa, el incremento será muy superior, ya que se estima que la diabetes tipo 1 duplicará el número de casos entre niños menores de cinco años por causas medioambientales. El crecimiento de la prevalencia de la diabetes supondrá en muchos países una muy elevada carga financiera, "a menos que se pongan en marcha acciones tendentes a prevenir la enfermedad y sus complicaciones", advirtió el doctor Gutiérrez.

Desde la perspectiva de la salud pública, alcanzan especial relevancia la morbilidad y mortalidad prematura ocasionada por las complicaciones de la diabetes, entre las que se encuentra la ceguera, el fracaso renal o la enfermedad cardiovascular. De hecho, resultados del reciente estudio DRECE (Dieta y Riesgo de Enfermedades Cardiovasculares en España) ponen de manifiesto la relación notable entre mortalidad cardiovascular y diabetes. "Entre el 70 y el 80% de los diabéticos tipo 2 fallecen de enfermedades cardiovasculares", dijo Gutiérrez.

Etiquetas