Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

SALUD

Alrededor de 600 pacientes son diagnosticadas al año de cáncer de mama en Aragón

Los nuevos tratamientos han elevado a un 80% el índice de supervivencia a cinco años y a un 95%, en los estadios iniciales.

Cada año se diagnostican al año entre 600 y 700 nuevas pacientes de cáncer de mama en Aragón. Las investigaciones y los avances en los tratamientos han conseguido que el índice de supervivencia sea cada vez más elevado. De hecho, globalmente, ya se alcanza el 80% a cinco años y se llega a un 95%, cuando se detecta en estadios iniciales. Por ello, los especialistas insisten en la necesidad de los controles periódicos.

 

Este tipo de cáncer afecta a todas las edades, aunque aproximadamente un tercio son mayores de 65 años, otro tercio entre 50 y 65 años y otro tanto son menores de 50. "Aunque no se reduce la edad media, sí que estamos viendo tumores en gente cada vez más joven. De hecho, un 30% de ese tercio de menos de 50 años no supera los 40", destaca el jefe de servicio de Oncología del Hospital Miguel Servet, Antonio Antón. Por ello, los especialistas consideran algo vital hacerse revisiones periódicas y mamografías cuando se superan los 40 o 45 años.

 

A pesar de que las investigaciones avanzan a pasos agigantados, las razones por las que una mujer desarrolla un tumor en la mama y otra no son todavía una verdadera incógnita. De momento, solo se tiene claro que aproximadamente un 5% de los cánceres de este tipo tienen relación con "alteraciones genéticas" en una misma familia y otro tanto por ciento se deben a la carga familiar. "Por ello, en estos últimos casos, estamos recomendando hacerse mamografías 10 años antes de la edad a la que se le detectó el cáncer de mama al familiar", explica Antón.

 

Sin embargo, esos cánceres 'hereditarios' son una parte ínfima del cómputo general. Los expertos han puesto sobre la mesa la posibilidad de que el tipo o estilo de vida predetermine más de lo que se cree. Y, precisamente, sobre esta cuestión, se están dirigiéndose muchos estudios actuales.

 

Ya que la causa no está definida, los esfuerzos ahora se centran en la prevención. Para ello, el Gobierno de Aragón puso en marcha hace ya varios años el programa de detección precoz. Precisamente, este año se ha ampliado la edad del cribado y se lleva a cabo a mujeres de entre 50 y 69 años (unas 140.000 mujeres). Aunque el Salud estima que con estos controles cada dos años se consigue reducir la mortalidad alrededor de un 30%, son todavía muchas mujeres las que no acuden a la cita. Solo entre un 65% y un 70% de las que reciben la carta se hacen la revisión.

No todos son iguales

Pero además uno de los avances más significativos de los últimos años es haber clasificado algunos tipos de tumores. Ahora, se puede hablar, por ejemplo, de Basal Like, Luminal, Her-2 Neu o Normal Like dependiendo de su incidencia. Y a raíz de ello, también se ha conseguido individualizar mucho más los tratamientos. Y en algunos incluso no es necesaria la tan temida quimioterapia. "Hay subgrupos de tumor en los que no son necesarios recurrir a esta posibilidad. Estaríamos hablando de un 20% o 25% de los cánceres", aseguró el jefe de servicio de Oncología del Servet. En estos momentos, la carta de fármacos para atacar o frenar las células cancerígenas es muy amplia. Hay medicamentos biológicos, hormonales, difosfonato...

 

Entre los progresos, el doctor Antón destaca también la técnica introducida hace una década en España y que en Aragón comenzó a practicarse hace unos 4 o 5 años. Lo que se llama como "ganglio centinela". Antes, a la mayoría de pacientes operadas de cáncer de mama se le extirpaban todos los ganglios para evitar cualquier propagación. Pero ahora, se selecciona uno a través de un fármaco, se analiza y si está limpio no se quitan el resto de ganglios. "Esto evita complicaciones posteriores", subraya el doctor Antón.

Etiquetas