Sociedad
Suscríbete por 1€

Hasta 8.000 personas podrían morir cada año en España debido al calor extremo

Madrid, 28 feb (EFE).- El número de personas que morirán anualmente por el calor extremo en España pasará de unas 1.500 a hasta 8.000 en 2050 si las emisiones se mantienen en niveles altos, según...

Ola de calor / 12-08-2021/ Foto Toni Galán[[[FOTOGRAFOS]]]
Ola de calor en Zaragoza, en una imagen de archivo
Toni Galán

El número de personas que morirán anualmente por el calor extremo en España pasará de unas 1.500 a hasta 8.000 en 2050 si las emisiones se mantienen en niveles altos, según un estudio citado en el nuevo informe sobre impactos, adaptación y vulnerabilidad climática de la ONU.

España es uno de los países más amenazados por esta consecuencia del calentamiento global, según pone de manifiesto una serie de estudios incluidos en el documento que el grupo de expertos climáticos de la ONU ha publicado este lunes y con el que actualiza lo que se sabe de este fenómeno.

Además de las amenazas directas para la salud de las personas, la comunidad científica internacional advierte de otros impactos que el calentamiento acarreará para la biodiversidad española y, por ende, para actividades económicas como la agricultura, la pesca o el turismo.

El aumento sostenido de temperaturas tendrá también un efecto para el sector energético, tanto por la producción hidroeléctrica (dada la menor de disponibilidad de agua), como por el del consumo: el suministro necesario para climatizar edificios en un contexto de calor extremo podrá duplicarse en 2035 y multiplicarse por 3,5 en 2065 si no se toman medidas drásticas de mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero.

Uno de los 34.000 estudios citados en el informe del IPCC refleja que si esas emisiones (que provoca sobre todo la quema de combustibles fósiles) no se reducen con la velocidad necesaria para frenar el calentamiento a tiempo, las praderas de posidonia -endémicas del mar Mediterráneo-, por ejemplo, podrían extinguirse en 2050 debido a las olas de calor marinas, que serán más frecuentes e intensas.

Otro de estos análisis tomado como referencia calcula que la superficie quemada en la región mediterránea aumentará un 87 % si las emisiones se reducen más rápidamente de lo esperado, pero advierte de que esta cifra puede ascender al 187 % si la reducción se demora más de lo previsto.

La agricultura deberá afrontar sequías más prolongadas y severas, además del calor extremo, fenómenos que han triplicado la pérdida de cosechas en Europa en los últimos 50 años y que se calcula continuarán rebajando el rendimiento agrícola (en la región mediterránea, la ONU avisa de que se podrá perder un 17 % de la productividad para 2050 si las emisiones continúan en niveles altos).

España, en concreto, donde la sequía ya cuesta cada año 1.500 millones de euros, podrá experimentar una disminución del rendimiento del maíz de hasta un 80 %, pérdidas que se podrían limitar en un 11 % si se recurre al riego, pero es una práctica que los expertos climáticos desaconsejan en vista de la escasez hídrica que afectará al país a medida que aumenten las temperaturas.

Por su parte, un estudio de la Comisión Europea, que también ha servido como base para los cálculos del IPCC, pronostica que, aun si se acelera ligeramente la acción climática, 7 millones de ciudadanos españoles más vivirán en zonas con escasez de agua, lo que supondría que más de la mitad (el 54 %) de la población quedaría expuesta a estrés hídrico.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión