Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

entrevista

Enrique Rojas: "El proyecto de vida es la viga maestra de la felicidad"

Reconocido por su trabajo nacional e internacionalmente, el catedrático de Psiquiatría Enrique Rojas (Granada, 1949) dirige, además, el Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas de Madrid.

El psiquiatra Enrique Rojas, en su despacho de Madrid.
El psiquiatra Enrique Rojas, en su despacho de Madrid.
Enrique Cidoncha

El título de su último libro: ‘Todo lo que tienes que saber sobre la vida’ (Espasa), promete...

El libro es un GPS, una guía, en la que trato de explicar los grandes temas psicológicos de la vida actual, el amor, el desamor, la felicidad, la sexualidad, la voluntad, cómo superar las adversidades...

No quiero hacer ‘spoiler’, pero, ¿comparte en su libro el secreto de la felicidad?

La felicidad consiste en hacer cuentas con uno mismo y comprender que el proyecto de vida, con cuatro grandes notas en su seno:amor, trabajo, cultura y amistad, va relativamente bien. El proyecto de vida es la viga maestra de la felicidad.

Pero la pandemia ha truncado tantos proyectos de vida… ¿Cómo podemos vivir con ese fondo de incertidumbre, de dolor?

La pandemia ha sido un aldabonazo en la tetralogía de la felicidad, por eso, es importante refugiarse en el binomio esencial de la vida, que forman el amor y el trabajo. Y, cuando me refiero al amor, no hablo solo del de pareja, sino del amor que se abre en abanico. Y no hay que rendirse nunca.

¿Y cómo mantenernos firmes?

Debemos tener objetivos concretos en la vida, medibles, ilusiones y retos, en los que uno intente crecer como ser humano, e ir a por ellos. Esta sería la clave en estos tiempos de crisis.

Afirma que la depresión es la epidemia de nuestro tiempo...

En estos momentos, la primera epidemia psicológica ya no es la depresión, sino las parejas rotas. Las parejas que se rompen, que se vuelven a rehacer y se vuelven a romper...

¿Y cómo se mantiene el amor en la pareja? Algún consejo...

El amor de la pareja tiene un alto porcentaje de artesanía psicológica y es un error pensar que es solo un sentimiento, el amor es bastante más...

Continúe, por favor...

En el amor se hospedan los sentimientos, la inteligencia, la voluntad y la espiritualidad. Un amor que tenga estos componentes, trabajados con arte y oficio, es un amor sin fecha de caducidad. Una fórmula breve: cuidar los detalles pequeños en el amor es inteligencia emocional.

Volviendo a las epidemias de nuestro tiempo. ¿Hay alguna más que nos amenace?

Hay dos muy importantes: la pornografía y el mundo de internet y las redes sociales, en el que mucha gente se ve atrapada.

Hablemos de la primera...

Hacia el año 2.000, surge la llamada ‘revolución sexual global’, que significa:haz con tu cuerpo lo que quieras sin tener ningún tipo de sentimiento de culpa. Desde entonces, la pornografía se ha convertido en una industria que genera muchísimo dinero. Peter Kleponis, especialista en tratar este problema, dice que más de la mitad de las parejas en EE. UU. se rompen porque el hombre, consumidor frecuente de pornografía, pide a su mujer hacer lo que ve.

¿Y cómo influye en los jóvenes?

La educación sexual, hoy, en gran medida, la hace la pornografía.

Hablando de educación... ¿Qué estamos haciendo mal?

La información y formación que recibe hoy una persona joven llega, por este orden de importancia, a través de las redes sociales, de la escuela, del grupo de amigos y, en último lugar, de la familia. Este cambio en la ordenación jerárquica ha modificado el concepto educativo en la juventud de hoy.

En su libro, hace especial hincapié en la importancia de alcanzar la madurez psicológica…

La madurez psicológica se alcanza cuando existe una relación entre la edad cronológica y la mental, cuando conoces tus aptitudes y limitaciones, y tienes a la voluntad como rodrigón fundamental para que todo vaya adelante. Hoy, en la psicología moderna, la voluntad se considera más importante que la inteligencia.

¿Alguna sugerencia para ejercitarla y dominarla? La verdad, no parece fácil.

En el libo hay un capítulo dedicado a la cultura del esfuerzo. La voluntad se adquiere a través de ejercicios pequeños, en los que uno se vence;es la costumbre de vencerse en lo pequeño. En otras palabras:la voluntad es la joya de la corona de la conducta y el que la va adquiriendo tiene un tesoro.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión