Despliega el menú
Sociedad

educación emocional para familias

Educar en ‘verde’ en tiempos de pandemia

¿Qué podemos hacer, como padres, para conectar más a nuestros hijos con la naturaleza?

Debemos enseñarles a observar el entorno natural, disfrutando de él
Debemos enseñarles a observar el entorno natural, disfrutando de él
Freepik

Comencemos con una buena frase: "Antes de salvar al planeta, vamos a amar el planeta" (Heike Freire, autora de ‘Educar en verde’). Nuestros niños y jóvenes pasan muy poco tiempo en contacto con la naturaleza, demasiado poco. Apenas la conocen. Existe una especie de biofobia. Son las generaciones más sedentarias de la historia. Las largas horas frente a las pantallas de los dispositivos electrónicos y las redes sociales los han convertido en personas inmóviles y con escasas habilidades sociales. Pero, como padres y docentes, debemos cambiar esta dinámica para mejorar su salud tanto física como psíquica. Según H. Freire, existe una correlación positiva entre la salud y el bienestar y el aprendizaje en la naturaleza.

¿Qué podemos hacer para conectar más a los niños con la naturaleza?

• Plantar plantas, mejor autóctonas y en el campo, si se puede; y, si no, pues en macetas en nuestras casas –las aromáticas son un éxito garantizado–, haciéndoles responsables de su cuidado.

• Cuidar de pequeñas mascotas, peces, pájaros, perros, gatos..., haciendo especial hincapié en que son seres vivos a los que hay que cuidar y querer. El cuidado de plantas y mascotas, les hace sentirse responsables y experimentar emociones positivas hacia y en la naturaleza.

• Jugar al aire libre todo lo que se pueda, con salidas al parque y a la naturaleza. Las actuales normas sanitarias no están reñidas con desarrollar actividades en el campo, por ejemplo.

• Observar el entorno natural, disfrutando de él; dejar que lo miren todo con ojos de niños: las hormigas, las mariposas y otros pequeños insectos; clasificar hojas de plantas; aprenderse el nombre de los árboles y arbustos de la zona… Así, potenciaremos su atención y concentración, aumentando su vocabulario, entre otras muchas cosas.

• Hacer un cuaderno de campo en casa, una vez realizada la salida al parque o al monte.

• Reciclar en nuestro hogar, haciéndoles partícipes activos y responsables.

• Inscribirles en algún grupo de voluntarios por la naturaleza, guarderías caninas o felinas...

• Leer juntos, en familia, artículos, cuentos, libros, relacionados con la naturaleza, y ver vídeos o documentales y películas sobre el tema.

• Hacer experimentos sencillos, que les ayuden a comprender mejor la naturaleza, como la sencilla evaporación del agua, por ejemplo.

• ‘Escuchar’ a la naturaleza, en paseos de dificultad progresiva, según su edad y condición física, contando, después, cómo se han sentido y qué han oído.

• Salir de excursión por el entorno para comer o merendar, haciendo que sea una verdadera fiesta familiar, fortalecerá las relaciones familiares y creará un potente nexo de unión con la naturaleza.

Por: Toñi Morcillo Barrilero Maestra y psicóloga, miembro de la Asociación Aragonesa de Psicopedadogía 

Etiquetas
Comentarios