Despliega el menú
Sociedad

educación 

Aprender y conoixer l'aragonés: 'Resetas de cosina de l’an mil’

‘Resetas de cosina de l’an mil’, es un libro realizado en clase de patués, del IES de Castejón de Sos, por Sara Navarro, Janet Velasco, Carmen Castán, profesora de patués, y la profesora M.ª Pilar Galindo, con la colaboración de otros docentes y de los alumnos de 4º de ESO.

Portada del libro
Portada del libro

He leído el libro ‘Resetas de cosina de l’an mil’, que elaboraron en clase de patués (4º de ESO) del IES de Castejón de Sos, Sara Navarro, Janet Velasco, Carmen Castán, profesora de patués, y la profesora M.ª Pilar Galindo, con la colaboración de otros docentes y de los alumnos. A todos mis felicitaciones. Es una obra magnífica. Su lectura me ha evocado las distintas entas tradicionales de mi tierra: entemorsar, fer las deu, disnar, brenar y sopar. En el almuerzo (entemorsar), se solían servir unas sopas de pan, un buen recau y bella chulla. Las deu y la brena consistían en tomar un bocado entre las comidas mayores: el almuerzo, la comida de mediodía y la cena. Y en estas dos últimas, no faltaba casi nunca el recau, una especie de cocido elaborado con distintos ingredientes, de manera que existen muchas variedades: recau de tabelletas, recau de dentillas... Y cada una se hacía siempre a una hora determinada. Como allí se aconseja: «Las entas cal fer-las a la hora».

Hay que tener en cuenta que no se iba a la tienda tan asiduamente como hoy y que en las casas se procuraban los alimentos básicos del sustento familiar. Cada casa tenía su fort para cocer el pan, que debía durar unos quince días. La huerta ofrecía las trunfas, las tabelletas, las blledas, las esquirolas, las sebas... Era esencial una buena cosecha de patatas, sobre todo. Otra tarea imprescindible era la cría de llitons, que, tras la matacía, ofrecían otra de las bases de la alimentación: las coquetas, la conserva, las longanizas y chorizos y, por supuesto, els pernills. Aparte de la de cerdo, la carne era una comida especial que no abundaba. Pero, de vez en cuando, se menchaba bell poll, conills y corders. Aunque también se criaban vediellos, la carne de ternera no era común en las mesas del valle.

VOCABULARIO

Entas: comidas del día.

Entemorsar: almuerzo.

Fer las deu: tomar un bocado sobre las diez de la mañana.

Disnar: comida de mediodía.

Brenar: merendar / brena: merienda.

Sopar: cenar.

Recau: especie de cocido típico del valle.

Bella chulla: alguna tajada de jamón.

Recau de tabelletas: cocido a base de judías verdes.

Recau de dentillas: cocido de lentejas

Las entas cal fer-las a la hora: las comidas han de hacerse a su hora.

Fort: horno.

Trunfas: patatas.

Tabelletas: judías verdes.

Blledas: acelgas.

Esquirolas: escarolas.

Sebas: cebollas.

Llitons: cerdos.

Coquetas: tipo de torta elaborada con la sangre del cerdo.

Els pernills: los jamones

Se menchaba bell poll, conills y corders: se comía algún pollo, conejos y corderos.

Vediellos: terneros.

Dirección: Heraldo Escolar y Estudio de Filología Aragonesa. Coordinación: Fernando Romanos Hernando, profesor de secundaria y de la Universidad de Zaragoza /  Colaboración: Manuel Castán Espot, filólogo y escritor en aragonés benaqués

Etiquetas
Comentarios