Despliega el menú
Sociedad

Diseñan un trineo de viento para investigar zonas remotas de la Antártida

El explorador español Ramón Larramendi ha presentado esta idea, en la que lleva trabajando más de veinte años, en un acto en Zaragoza organizado por la empresa aragonesa Altus, uno de los socios principales de este proyecto.

Ramón Larramendi en la Antártida
Ramón Larramendi, en la Antártida

El explorador español Ramón Larramendi ha desarrollado el primer trineo movido por energía eólica capaz de recorrer miles de kilómetros de la Antártida, un transporte limpio que no emite dióxido de carbono a la atmósfera y que servirá para profundizar en la investigación científica sobre el cambio climático.

Larramendi ha presentado esta plataforma, en la que lleva trabajando más de veinte años, en un acto en Zaragoza organizado por la empresa Altus, uno de los socios principales de este proyecto.

Este trineo de viento es el primer sistema diseñado para recorrer el interior de la Antártida de una forma limpia y ya se ha probado con éxito en una expedición a una zona hasta ahora inexplorada.

"Recorrimos 2.500 kilómetros por el interior de la Antártida, accediendo a zonas remotas en lo que fue la primera expedición científica con el trineo del viento de la historia", ha destacado Larramendi.

Las cualidades de este medio de transporte han llamado la atención de la comunidad internacional, que ven en él un instrumento adecuado para profundizar en la investigación científica sobre el cambio climático.

Según Larramendi, todo el interior del continente antártico puede ser accesible con este trineo de viento y todo ello a un coste "muy reducido", por lo que resuelve muchos de los problemas con los que se encuentra ahora la investigación sobre el terreno.

De momento, esta plataforma móvil ha sido presentada en el Ministerio de Ciencia para su posible incorporación al Comité Polar Español (CPE) y en el Council of Managers of National Antarctic Program (Comnap), una asociación internacional que reúne a los responsables de los programas antárticos de los distintos países a la que Larramendi fue invitado por la delegación española para exponer este trabajo.

Este explorador antártico ha mostrado su confianza en que los países comiencen a utilizarlo pronto pues es un sistema "sencillo, económico y limpio", aunque ha apuntado que estas cosas van despacio.

"Esperamos que realmente se incorpore y que pase de ser una iniciativa privada a convertirse en una plataforma puesta al servicio de la comunidad científica española e internacional a través del programa polar español", ha remarcado.

La empresa aragonesa Altus es uno de los patrocinadores de este proyecto, en el que también colabora la Agencia Espacial Europea y la Fundación Príncipe Alberto de Mónaco.

Con motivo de su 75 aniversario, la compañía, dedicada al diseño de ropa deportiva con altas prestaciones y de la equipación de Defensa, ha presentado este martes una nueva imagen de su marca.

Altus exporta a países de América Latina y, entre sus objetivos más inmediatos, se encuentra conquistar el mercado europeo.

Etiquetas
Comentarios