Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Investigación

La tesis de una aragonesa, detrás de la eliminación del cáncer de páncreas en ratones

El artículo publicado en la revista 'Cancer Cell' resume el trabajo de la tesis de la turolense Teresa Blasco. 

Teresa Blasco Lázaro, durante su etapa en el CNIO.
Teresa Blasco Lázaro, durante su etapa en el CNIO.

El último avance contra una de las formas más agresivas del cáncer de páncreas tiene firma aragonesa. La turolense Teresa Blasco Lázaro es la primera autora del artículo publicado en la revista 'Cancer Cell' que da a conocer que, por primera vez, se ha logrado la desaparición de tumores de páncreas en ratones. “Prácticamente todo el trabajo de mi tesis se recoge en este artículo”, resume. Los resultados obtenidos le hacen estar “muy muy contenta”: tras inhibir de forma combinada dos dianas terapéuticas, la regresión de los adenocarcinomas ductales pancreáticos (ADP) avanzados es total. El tumor desaparece.

La bióloga aragonesa valora que “es un gran paso en la lucha contra esta enfermedad. Nunca antes se había conseguido algo así, pero es cierto que esto se ha logrado en modelos animales y queda mucho camino por recorrer para que pueda trasladarse al humano”. Teresa Blasco lleva seis años trabajando en esta línea, “desde 2013 que es cuando empecé el doctorado”, bajo la dirección de Mariano Barbacid en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Ahora, el trabajo de su tesis culmina con esta publicación. "El mundo de la ciencia es muy competitivo y muy complicado y cada vez es más difícil publicar tus resultados -reconoce-. Requiere muchísimo esfuerzo y sacrificio".

"Nunca antes se había conseguido algo así, pero se ha logrado en modelos animales y queda mucho camino por recorrer para que pueda trasladarse al humano"

Nacida en Calamocha (Teruel), Blasco trabaja en el IRB (Institute for Research in Biomedicine) de Barcelona, en el grupo de Control de Crecimiento y Metástasis del Cáncer. Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia y máster en Bioquímica, Biología Molecular y Biomedicina por la Complutense de Madrid, se doctoró hace dos años en Biociencias Moleculares.

Los firmantes del artículo en 'Cancer Cell', con Blasco como primera autora, son investigadores del Grupo de Oncología Experimental del CNIO, que dirige Barbacid. Durante los últimos cinco años, este equipo de científicos ha desarrollado una nueva generación de modelos de ratón genéticamente modificados -modelos de cáncer de páncreas obtenidos de pacientes- que han permitido, por un lado, evaluar el efecto terapéutico de dianas moleculares en ratones portadores de tumores avanzados y, por otro, identificar posibles efectos tóxicos al eliminar o inhibir estas dianas en todo el organismo. El proyecto ha sido financiado en parte por la Fundación Científica de la Asociación Española Contra el Cáncer.

Al eliminar simultáneamente dos dianas terapéuticas, se consigue que el tumor desaparezca
Al eliminar simultáneamente dos dianas terapéuticas, se consigue que el tumor desaparezca
'Cancer Cell'

El equipo de trabajo enfocó sus investigaciones iniciales en eliminar de forma aislada dos dianas terapéuticas: el Receptor del Factor de Crecimiento Epidérmico (EGFR en sus siglas en inglés) y la quinasa c-RAF, pero los resultados fueron negativos. ¿Y si probaban a eliminarlas de forma simultánea? Así lo hicieron y analizaron el resultado: un porcentaje importante de tumores de alto grado no solo dejaban de crecer, sino que a las pocas semanas desaparecían completamente. La relevancia de este trabajo es que, hasta ahora, nunca se había observado la desaparición (regresión completa) de cáncer de páncreas avanzado en ningún modelo experimental. Además, esto se ha conseguido con una toxicidad mínima que consiste en una dermatitis fácilmente controlable.

Este paso es importante y abre un camino, pero habrá que conseguir en humanos lo logrado en ratones. El éxito de una terapia experimental no garantiza que vaya a funcionar en pacientes, pero es la fase previa a un ensayo clínico que, solo tras años de investigación, puede acabar en una terapia aplicable a humanos.

Actualmente, el adenocarcinoma ductal de páncreas o ADP es una de las formas más agresivas de cáncer páncreas y uno de los más resistentes a los tratamientos de medicina personalizada o inmunoterapia, por lo que su curación se limita prácticamente a los casos en los que el tumor se puede eliminar quirúrgicamente, lo que supone entre un 10 y 20%. La nueva forma de abordarlo da como resultado la desaparición del tumor por una vía diferente a la cirugía. Pero, por ahora, solo en ratones.

Etiquetas
Comentarios