Sociedad

¿Es posible perdonar una infidelidad?

Se trata de una de las situaciones más difíciles de superar, ya que produce una merma en la confianza de la pareja.

La infidelidad lleva aparejada una pérdida de confianza en el miembro de la pareja que la comete.
Pixabay

"La infidelidad no depende del amor, es una cuestión de voluntad". Así explica la psicóloga clínica y sexóloga del Servicio Aragonés de Salud (Salud), Carmen Sanisidro, uno de los motivos de ruptura sentimental más extendidos. Se trata de una situación especialmente dolorosa, ya que supone el quebranto del pacto de lealtad establecido entre los miembros de la relación y lleva aparejada la pérdida de confianza en quien la comete.

"Este es uno de los motivos por los que antes venían a consulta el 80% de las parejas. De ellas, el 70% conseguían arreglarse", indica Sanisidro. Para la especialista, salvar la relación es posible, pero han de cumplirse tres condiciones. "El perdón debe ir acompañado de la aceptación y el olvido, si no, en el 99% de los casos, no saldrá bien", comenta.

"Una de las situaciones más habituales tras una infidelidad es el interrogatorio continuo -qué hacías con la otra persona, dónde se producía...-y eso lleva al límite a la relación", afirma la psicóloga, quien subraya el carácter volitivo de esta acción. "Quieres ser fiel o no quieres serlo. Hay gente que es incapaz".

¿Con quién se producen?

"Evidentemente, todos vamos a tener, a lo largo de nuestra vida, la posibilidad de ser infieles", explica Sanisidro. "La gente suele llevar a cabo estas acciones en el entorno más cercano. O con la familia de la mujer o del hombre, o con los amigos o en el trabajo", señala la psicóloga.

"El 80% de las infidelidades se producen con compañeros de trabajo. En esta situación, aconsejo que se lo piensen mucho, ya que a estas personas las van a tener que ver de forma continua. Si hay señales de que la relación de pareja no funciona, lo mejor es intentar solucionarla antes de acabar cometiendo una infidelidad. Debemos analizar las consecuencias de nuestros actos", asevera Sanisidro."El pensamiento antes que la emoción", recomienda.

Etiquetas
Comentarios