Despliega el menú
Sociedad

¿Qué significan los antojos de las embarazadas?

Y lo que es más importante, ¿si no se satisfacen, el bebé nacerá con una mancha en la piel?

Conviene complacer los antojos, porque tienen su razón de ser.
Conviene complacer los antojos, porque tienen su razón de ser.
Pixabay

Es casi un tópico: de madrugada, una mujer embarazada despierta a su pareja y le obliga a cruzar la ciudad porque necesita, desesperadamente, comer fresas.

Son los antojos del embarazo. A estas altura, nadie cree ya que haya que satisfacerlos para evitar que al niño le salga una mancha con la forma del capricho incumplido. Pero, más allá de los cuentos de las abuelas, los antojos existen y tiene su explicación.

Según los expertos, tres de cada cuatro embarazadas siente en algún momento la irrefrenable necesidad de comer un alimento concreto. Y la explicación de estos antojos parece ser tanto física como psicológica.

Así, a veces, el organismo de la mujer reclama algún nutriente que necesita y lo hace de esa forma tan urgente. Hay que tener en cuenta que el feto agota los recursos de la madre y es posible que, por ejemplo, ella tenga una bajada de azúcar de madrugada. Algo tan técnico se convertirá en un "cariño, me apetece un pastel", que convendrá arreglar cuanto antes.

Del mismo modo, los antojos parece responder a la necesidad de protección y mimos que sienten las embarazadas. En este caso, lo de menos es el antojo en sí. Solo hace falta sentir que alguien te quiere y que está dispuesto a bajar a la tienda en pijama para hacerte un poco feliz.

Etiquetas
Comentarios