Despliega el menú
Sociedad

¡Cuantifícate!, las mejores pulseras inteligentes

Miden los pasos, la calidad del sueño, las calorias consumidas y algunas de ellas tienen características propias de los relojes inteligentes.

Los cuantificadores parece que serán el gagdet del año
¡Cuantifícate!, las mejores pulseras inteligentes

Los fabricantes de tecnología son expertos en crear necesidades. Algunos de sus productos encuentran su hueco entre la audiencia, otros triunfan y sustituyen a aquellos que hasta el momento eran los reyes del mambo, y otros, simplemente, desaparecen. A la espera de que el tiempo y los usuarios decidan sobre el triunfo o decadencia de los relojes inteligentes, un nuevo fenómeno está haciéndose un hueco en las muñecas de los consumidores más 'techies': los cuantificadores.

Estos pequeños compañeros de jornada tienen una tediosa tarea que cumplen sin dilación: medir, registrar y almacenar nuestra actividad diaria. Los sensores de movimiento son comunes a todos los modelos y con ellos estos chivatos electrónicos se encargan de indicar al usuario cuántos pasos ha dado, la distancia aproximada recorrida, avisar si ha pasado demasiado tiempo sentado? Por la noche no descansan para poder medir la calidad del descanso de su dueño. Todos estos datos llegan (de una forma u otra) a la pantalla del 'smartphone', tableta u ordenador, y sirven para marcar objetivos y animarnos a llevar una vida más saludable.

Algunos modelos de cuantificador llevan ya un tiempo entre nosotros y sus fabricantes ya han anunciado una segunda generación. Por su parte, las grandes compañías tecnológicas no quieren perder su parte del pastel y ya han anunciado que en 2014 sacarán sus propias propuestas. Parece que este va ser el año de la 'cuantificación' así que vamos a hacer un repaso al presente y futuro de estos nuevos 'gadgets' vestibles.

Los que ya están entre nosotros:

La familia Fitibit

Fitbit es una empresa dedicada específicamente a unir tecnología y salud. El más popular de sus 'gadgets' es la pulsera Flex, que cuenta con unos indicadores en forma de leds que muestran nuestra evolución diaria. Además, se comunica de forma inalámbrica con nuestro teléfono y muestra información sobre los pasos dados, la distancia recorrida y las calorías quemadas.

Mediante la aplicación para móvil podremos marcarnos nuestros propios objetivos y comprobar en cualquier momento si podemos relajarnos o debemos dar un empujón a nuetra actividad para alcanzarlos.

Flex también registra la calidad del sueño, registrando las veces que el usuario se ha despertado y las horas totales que ha dormido, e incluso puede despertarle con una suave vibración a la hora programada.

La pulsera de Fitbit es sumergible y su batería dura unos cinco días.

Por otro lado está el modelo One de Fitbit, que pierde la forma de pulsera para convertirse en un pequeño 'gadget' en forma de clip para llevar colgado. One también mide la actividad día y noche, pero además es capaz de contar las escaleras subidas, tiene una batería más duradera (7 días) y, sobre todo, cuenta con una pantalla que muestra los datos que ha ido recogiendo.

Ambos modelos rondan los 100 euros.

Jawbone Up 

Esta pulsera hace lo mismo que el modelo de Fitbit pero con un toque extra de diseño. Jawbone Up es más fina y ligera, aunque sus creadores se han olvidado de incluir algún tipo de indicador que muestre de manera sencilla al usuario sus avances. Para visualizar nuestros logros habrá que conectarla a través de la entrada de auriculares del teléfono o tablet, ya que también carece de bluetooth para la sincronización inalámbrica.

Un punto a favor de Up es su completísima aplicación que muestra, de una forma muy visual, los pasos dados y objetivos completados, y es capaz también de llevar un registro de las calorías que comemos a lo largo del día.

Jawbone Up será perfecta para aquellos que quieran medir su actividad con un toque de elegancia y estilo (y estén dispuestos a desembolsar los 130 euros que cuesta).

Withings Pulse 

Sensores de movimiento, altímetro, pulsómetro, pantalla táctil? Pulse es, probablemente, el cuantificador más completo del mercado. Como la mayoría, mide nuestra actividad durante el día y la calidad de nuestro sueño por la noche.

Registra también la altitud, lo que le ayuda a tener una mayor exactitud en los datos y cuenta con un sensor cardiaco que, por desgracia, no mide el pulso de manera constante, sino en momentos puntuales.

Otro punto en su contra, es que no tiene la popular forma de pulsera sino que ha optado por la de clip, muchos más fácil de extraviarse.

Su precio: 100 euros.

Nike Fuelband 

La Fuelband tiene una pantalla de leds de colores que se encarga de mostrar al usuario sus progresos y de motivarle. Presume de tener su propia unidad de medida, los 'NikeFuel', transversal a cualquier tipo de actividad y capaz de medir el esfuerzo en diferentes deportes.

Sus puntos débiles: que carece de modo noche, solo es compatible con dispositivos iOS y su precio, 150 euros.

Lo que está por venir

LG Lifeband 

En una estrecha frontera entre el cuantificador y el reloj inteligente, la Lifeband mide pasos y calorías, mostrándolos en su pantalla táctil, y también permite consultar los mensajes de texto y llamadas entrantes del teléfono gracias a la conexión bluetooth 4.0. Es compatible con iOS y Android y, por supuesto, contará con su propia aplicación para cada plataforma. Tiene también altímetro y permite controlar la música a través de su pantalla táctil.

Aunque esta pulsera inteligente, no mide las pulsaciones por sí misma, LG sacará también a la venta un interesante complemento para su Lifeband, unos auriculares capaces de medir la frecuencia cardíaca al mismo tiempo que reproducen música o informan del progreso de nuestro ejercicio.

Por desgracia, todavía no hay precio ni fecha de lanzamiento de ninguno de estos dos 'gadgets'.

Garmin Vivofit

Garmin se ha puesto las pilas y nunca mejor dicho: su pulsera inteligente cuenta con una batería que promete durar un año entero sin necesidad de ser cambiada o recargada.

Vivofit es un dispositivo muy completo que además de registrar los movimientos (noche y día), indicar las calorías quemadas y el progreso en las metas personales marcadas con anterioridad, medirá también las pulsaciones durante el ejercicio al ser compatible con pulsómetros (ANT+). Se conecta de manera inalámbrica al móvil con solo pulsar un botón, para sincronizar los datos y mostrarlos en una sencilla y elegante interfaz de usuario.

Además, esta pulsera apuesta por una curiosa interacción social, que permitirá al usuario formar parte de una comunidad y competir con sus miembros en tiempo real para ver quién es el más activo.

Saldrá a la venta en los próximos meses y en EE. UU. costará 130 dólares, 170 con monitor cardíaco.

Razer Nabu 

Razer también se ha atrevido a cruzar la débil frontera entre el 'smartwatch' y el cuantificador mostrando llamadas y mensajes del teléfono directamente en la muñeca del usuario.

Pero lo que verdaderamente hace a Nabu única es su doble pantalla, una pública y otra, la inferior, privada, que mostrará la información reservada únicamente para su dueño.

Por lo demás, nada que a estas altura no hayamos visto ya: acelerómetro para registrar el movimiento, altímetro para la altitud, conexión bluetooth para comunicarse con el móvil, vibración para avisar de las novedades? Promete durar 7 días sin pasar por el enchufe y es compatible con android e iOS.

Su precio final y fecha de lanzamiento es, por ahora, una incógnita, pero está disponible para los desarrolladores que quieran programar 'apps' específicas para la pulsera, por solo 49 dólares.

Jawbone Up24 y Fitbit Force

Tanto Fitbit como Jawbone han anunciado que actualizarán sus pulseras con nuevas funcionalidades.

Por un lado, Up pasará a llamarse Up24, costará unos 150 euros e incluirá conectividad inalámbrica. Por lo demás, seguirá igual, con un gran diseño para lucir muñeca pero sin indicadores que muestren el progreso realizado. Su fecha de lanzamiento en España es un misterio.

Por otro lado, la nueva pulsera de Fitbit se llamará Force e incluirá como novedades altímetro una diminuta pantalla OLED que mostrará datos como los pasos dados, las calorías consumidas o la hora. Todo lo demás es muy similar al modelo Flex, aunque su precio crece hasta los 130 euros. Han prometido que no tardará en llegar a las tiendas.

Una vez sabemos para qué sirven, las que hay en el mercado y las que están por llegar, es el momento de decidir cuál será la que más se adapta nuestras necesidades, y a nuestro bolsillo.

Etiquetas