Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Kilómetros solidarios para ayudar al pequeño Lizer

Desde el Club Ciclista MTB Lobos plantean un reto solidario a los amantes de la bicicleta: donar un céntimo por cada kilómetro recorrido para ayudar a un niño zaragozano de 5 años y "dar visibilidad" a las familias que conviven con una enfermedad rara.

El pequeño Lizer, de 5 años, junto a sus padres y su hermano en Zaragoza.
El pequeño Lizer, de 5 años, junto a sus padres y su hermano en Zaragoza.

Hay un reto solidario que a la zaragozana Mirella García, la mamá de un niño de 5 años afectado por una enfermedad rara, le emociona mucho: un club ciclista de La Almozara ha decidido poner sus piernas para que su pequeño, vecino de este barrio, pueda algún día mover las suyas.

"Pedaleamos por el sueño de Lizer. Nosotros ponemos nuestras piernas para que el chico pueda dar sus primeros pasos, y el objetivo es conseguir 2.500 euros, además de hacer visible su enfermedad en el mundo ciclista", explica Alfredo Montes, miembro de la junta directiva del Club Ciclista MTB Lobos.

Lizer, de 5 añitos, padece una encefalopatía epiléptica (sin causa conocida) que le diagnosticaron a los 4 meses y medio y tiene una discapacidad reconocida del 80%. "Tenemos un diagnóstico pero no la causa. Los médicos no encuentran la mutación y nos dicen que posiblemente sea único en el mundo", cuenta su madre, quien se desplaza con él a Guadalajara para someter al pequeño a un tratamiento "intensivo" que ronda los 2.000 euros (sin el alojamiento).

Al conocer su historia a través de la mamá de otro niño del colegio Puerta de Sancho, en La Almozara, varios miembros del Club ciclista MTB Lobos han puesto en marcha este mes de mayo el reto solidario 'Pedaladas por Lizer', que pretende sumar miles de kilómetros hasta noviembre -cuando termine el calendario de carreras- para hacer su aportación solidaria a esta familia, colaboradora activa de la asociación de Personas y Enfermedades Raras de Aragón (Pera).

Hasta el momento, cuentan, llevan ya 6.000 kilómetros recorridos (a céntimo por kilómetro), y desde el club ciclista aprovechan para hacer un llamamiento a los amantes de la bicicleta que quieran aportar su particular granito de arena a la causa.

"Los kilómetros solidarios comportan un compromiso propio. Una carrera de 60 kilómetros son 60 céntimos, así que por cada corredor que se una al reto, sacaríamos 60 euros", indica Montes, quien se muestra entusiasmado por la "solidaridad" que hay en el mundo del deporte. "Hay gente que se ha puesto en contacto con nosotros desde Castellón, zaragozanos que viven allí y quieren ayudar a captar gente. Al final, como 'corredores solidarios' que nos llamamos, no solo contamos las carreras a las que vamos, sino que registramos también los kilómetros que hacemos incluso para venir del trabajo a casa en bicicleta", relata.

La próxima carrera a la que vayan será este sábado, en La Puebla de Híjar, donde sumarán los 60 km de la X Cicloturista. Además de esta les esperan próximamente la GranMaestreBTT de Alcorisa, el 17 de junio, o las citas de Moyuela (VIII Rompepiernas BTT) y Quinto (III Marcha BTT).

"De aquí a julio casi todos fines de semana tenemos carreras que van saliendo con un mes de antelación y para la de Alcorisa, por ejemplo, tenemos ya un nutrido grupo", avanza Montes, quien pone la vista en la que será la culminación de este gran reto solidario: enviar a un grupo de diez ciclistas solidarios a la próxima Titán Desert 2020.

"Con este proyecto queremos dar sentido a nuestro esfuerzo ayudando a niños con enfermedades raras en particular porque creemos que no hay nada mejor que intentar dar a conocer sus problemas y aportar nuestro granito de arena por ellos", confiesa.

Por su parte, Mirella, la mamá de Lizer y vicepresidenta de la Asociación de Personas con Enfermedades Raras de Aragón (Pera) se muestra agradecida con el club y asegura que es un revulsivo para estas familias.

"El gasto que llevamos con estos casos es brutal, porque son todo tratamientos privados, y aunque es una pena que se tengan que hacer iniciativas de este tipo en vez de convenios con las administraciones, se agradece mucho que se vuelquen con tu causa porque da una imagen de las necesidades que tienen tanto los niños como los adultos. Las enfermedades raras son un problema sanitario, pero también social. Al final tienes que hacer estas cosas para que tengan una calidad de vida", subraya agradecida Mirella.

Kilómetros solidarios para ayudar al pequeño Lizer


Etiquetas
Comentarios