Salud

Heraldo Saludable

Un 3,6% de la población podría sufrir una enfermedad hepática

Un hospital de Barcelona ha desarrollado un método no invasivo para detectar este tipo de enfermedades de manera precoz.

Trasplante de hígado en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa.
Trasplante de hígado en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. MG
MG

Un 3,6% de la población tiene una patología hepática no diagnosticada, la mayoría el llamado hígado graso no alcohólico, según un estudio del Hospital Clínic que ha desarrollado un método no invasivo para detectar la elevada frecuencia de enfermedades hepáticas crónicas no diagnosticadas.

El estudio lo han llevado a cabo investigadores del Clínic-IDIBAPS en colaboración con la USR Metropolitana Nord-IDIAP Jordi Gol del Instituto Catalán de la Salud, que han analizado si era posible diagnosticar una enfermedad hepática crónica de forma precoz en la población general y conocer su frecuencia.

El estudio lo han coordinado el jefe del Servicio de Hepatología del Clínic y del equipo IDIBAPS sobre enfermedades hepáticas y complicaciones de la cirrosis, Pere Ginés, y el médico de atención primaria Llorenç Caballeria. En el estudio, que publica la revista 'Clinical Gastroenterology and Hepatology', han participado 3.076 personas de entre 18 y 75 años del área metropolitana de Barcelona, a los que se les hizo una elastografía hepática, un método no invasivo que permite determinar la rigidez del hígado.

Gracias a la prueba detectaron que un 3,6% tenía una enfermedad hepática crónica con fibrosis avanzada, desconocida hasta ese momento, con riesgo elevado de progresar a cirrosis o cáncer.

Un 58% tenía factores de riesgo de enfermedad hepática crónica, la mayoría metabólicos, como obesidad o diabetes, y en menor proporción el consumo excesivo de alcohol. Los investigadores remarcan que si esta proporción se extrapola a toda la población catalana, unas 150.000 personas en Cataluña, de entre 18 y 75 años, podrían tener una enfermedad hepática crónica avanzada sin diagnosticar.

"El uso de la elastografía nos permite distinguir cuáles de los pacientes con factores de riesgo tienen fibrosis hepática avanzada y derivarlos a los hospitales de referencia para saber de qué enfermedad se trata, cuál es su origen y hacer el estadio", ha dicho Caballeria. "El cribado de enfermedades hepáticas ya en la atención primaria facilitaría la aplicación de medidas para prevenir la progresión de la enfermedad hepática crónica y, por tanto, podría contribuir a la reducción de la mortalidad por esta causa", ha añadido Ginés.

Proyecto 'Liverscreen'

En base a los resultados obtenidos en este estudio, se ha puesto en marcha el proyecto LIVERSCREEN, que ha recibido financiación de la agencia europea EIT Health.

Coordinado desde el Servicio de Hepatología del Hospital Clínic, se trata de un estudio más amplio para confirmar los resultados en un número mayor de personas y países y evaluar el potencial de la elastografía hepática en el cribado de enfermedad hepática crónica en la población general. El objetivo es incluir a 20.000 personas de toda Europa y participan centros de Barcelona, Italia, Holanda, Dinamarca, Francia, Alemania y Reino Unido.

Los médicos han advertido de que las enfermedades hepáticas evolucionan de forma lenta y silenciosa durante muchos años sin que sean diagnosticadas, ya que no producen síntomas hasta que están en fases muy avanzadas. Llegado este punto, el único tratamiento curativo es el trasplante de hígado.

Aunque la cirrosis por causa de la hepatitis C está disminuyendo en todo el mundo por la utilización de los nuevos fármacos antivirales, la prevalencia de la cirrosis debida al consumo de alcohol y, sobre todo, al hígado graso no alcohólico, está aumentando en toda Europa y en el mundo.

- Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios