Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

Tres remedios caseros para aliviar la tos seca

Más allá de jarabes y mucolíticos, la botica de la abuela no pierde vigencia en las consultas para tratar este síntoma catarral.

La miel actúa como un mucolítico frente a la tos.
La miel actúa como un mucolítico frente a la tos.
Pixabay

La tos constituye un motivo frecuente de consulta al pediatra de Atención Primaria y a los servicios de urgencias, y es también una constante en invierno para recurrir a las oficinas de farmacia. No obstante, ante el riesgo que implica automedicarse y la práctica cada vez más extendida de recurrir sin prescripción médica a mucolíticos y antitusivos, los especialistas matizan que, por molesta que sea, la tos es el mecanismo de defensa para expulsar las secreciones de las vías respiratorias


"Nosotros, en pediatría, no mandamos nunca antitusivos ni jarabes para cortar la tos porque a veces los riesgos de estos medicamentos superan a los beneficios. Además, la tos se considera un síntoma habitual en los niños y casi nunca indica un problema de salud importante. El aparato respiratorio irritado o con moco desencadena este reflejo para mantener limpias y abiertas las vías aéreas", explica la doctora Carmen Puig, pediatra del Centro de Salud Actur Norte de Zaragoza.


Por el contrario, esta especialista indica que existen ciertos remedios caseros, ampliamente conocidos por las abuelas, que pueden ser de utilidad en estas situaciones para aliviar la tos tanto en niños como en adultos.




Uno de estos aliados para combatir la tos seca sería un preparado casero a base de miel y limón, dos alimentos cuyos beneficios, más allá de la popular botica familiar, cuentan con el beneplácito de la comunidad médica. 


"Aunque no lo parezca, la miel es semejante a cualquier mucolítico, con la ventaja de que no conlleva los riesgos que tienen estas medicaciones en la infancia", puntualiza la doctora Puig, quien añade que la codeína (un antitusivo ampliamente extendido) se retiró precisamente del uso en menores de 12 años por los efectos secundarios de somnolencia, extreñimiento y depresión respiratoria que provocaba en los más pequeños y vulnerables a estos fármacos.




El viejo truco de la cebolla es también otro remedio casero para ayudar a aliviar la tos durante la noche. Así pues, debido a los aromas y vapores que emana, una cebolla cortada en la habitación humidifica de forma natural el ambiente y puede ayudar a los niños a no toser tanto y dormir más durante el proceso catarral. Del mismo modo, en casas con calefacción central, los especialistas recomiendan ventilar bien las habitaciones para ayudar a que el ambiente no sea excesivamente seco. "Se recomienda poner siempre algún cuenco de agua encima del radiador, para que haya humedad en las habitaciones, y tener en cuenta que las calefacciones altas no son las más saludables, pues una temperatura de 21 o 22 grados en invierno ya es agradable", subraya la doctora Puig.




En el caso de los adultos, los médicos de Atención Primaria recomiendan también vahos de eucalipto para reducir la congestión y aliviar la tos seca durante la noche, vertiendo unas gotas de este producto en los depósitos de agua de los radiadores. No obstante, los pediatras desaconsejan esta práctica en el caso de los niños, puesto que provoca hiperreactividad bronquial (una inflamación de las vías respiratorias), e insisten en la importancia de acudir al especialista para diferenciar si detrás de esa tos con dificultad para respirar puede estar una bronquitis. Evitar la exposición al humo del tabaco y no fumar en las casas son otras de las recomendaciones frecuentes que hacen los pediatras


Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión