Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Un compuesto abundante en el vino tinto y el aceite de oliva para tratar patologías cardíacas

Los resultados sugieren que una dieta mediterránea ejerce sus efectos beneficiosos para la salud mediante la alteración de la actividad de los microbios intestinales.

Aceite de oliva virgen
Aceite de oliva virgen
HA

Un fármaco que interfiere en la actividad metabólica de los microbios intestinales algún día podría tratar la enfermedad cardiaca en los seres humanos, según un estudio realizado con ratones y cuyos resultados se publican este jueves en 'Cell'.

La suplementación dietética con un compuesto que es naturalmente abundante en el vino tinto y el aceite de olivaimpidió que los microbios intestinales conviertan alimentos poco saludables en subproductos metabólicos que obstruyen las arterias.

Los resultados sugieren que una dieta mediterránea ejerce sus efectos beneficiosos para la salud mediante la alteración de la actividad de los microbios intestinales. Si este hallazgo se replica en los seres humanos, el trabajo podría conducir a una nueva estrategia de tratamiento y, posiblemente, prevenir la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular, las dos principales causas de muerte en el mundo.

"Este estudio demuestra por primera vez que se puede apuntar a una vía microbiana intestinal para inhibir la aterosclerosis -dice el autor principal del estudio Stanley Hazen, de la Clínica Cleveland, en Ohio, Estados Unidos-. Este nuevo enfoque abre la puerta al concepto de administrar medicamentos al microbioma para aportar un beneficio terapéutico en el huésped".

La aterosclerosis, comúnmente conocida como endurecimiento de las arterias, se ha relacionado con el consumo de altas cantidades de nutrientes como la colina y carnitina, que son abundantes en alimentos como la carne, las yemas de huevo y productos lácteos altos en grasa. Los microbios intestinales convierten estos nutrientes en un compuesto llamado trimetilamina (TMA), que a su vez es convertido por enzimas del huésped en un metabolito conocido como trimetilamina N-óxido (TMAO), que acelera la aterosclerosis en modelos animales y se asocia con un mayor riesgo para la enfermedad cardiaca en humanos.

Hasta ahora, los esfuerzos por llegar a esta vía para el beneficio terapéutico se han centrado en la inhibición de las enzimas del huésped que convierten TMA en TMAO. Sin embargo, este enfoque provoca daños en el hígado, así como una poco saludable acumulación de TMA. Hazen y su equipo pensaron que un enfoque más prometedor sería apuntar directamente a microbios intestinales para prevenir la formación de TMA.

Con este objetivo, Hazen y el primer autor Zeneng Wang, de la Clínica Cleveland, examinaron inhibidores de la producción microbiana TMA de colina. Identificaron un compuesto llamado 3,3-dimetil-1-butanol (DMB), que es naturalmente abundante en algunos aceites de oliva virgen extra prensados en frío, vinagres balsámicos y aceites de semilla de uva. En los ratones que llevaban una dieta rica en colina y genéticamente predispuestos a la aterosclerosis, el tratamiento con DMB rebajó sustancialmente los niveles de TMAO e inhibió la formación de placas arteriales sin producir efectos tóxicos.

Experimentos adicionales sugirieron que DMB ejerce sus efectos beneficiosos mediante la inhibición de la formación de TMA. Por otra parte, DMB no mató los microbios intestinales, pero lo hizo reducir las proporciones de algunas bacterias asociadas con altos niveles de TMA, TMAO y la aterosclerosis. "Fue especialmente satisfactorio ver que el fármaco bloquea la vía sin matar el microbio", dice Hazen. "Si replicamos nuestros hallazgos en estudios humanos próximos, esto podría ser un enfoque totalmente nuevo para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares y metabólicas -destaca Hazen-. Mientras tanto, nuestros resultados sugieren que tal vez no sea una mala idea consumir una dieta mediterránea para ayudar a evitar enfermedades del corazón y otros problemas de salud".

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios