Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Aragón aplaza a abril la nueva orden que regula las bajas laborales

La aplicación de la norma, que modifica las rutinas de médicos y pacientes, se retrasa por falta de tiempo para hacer viable la reforma.

Un médico pasando consulta en el Centro de Salud de La Milagrosa
Un médico pasando consulta en el Centro de Salud de La Milagrosa
Mariano Castejón

Aragón y el resto de comunidades autónomas no empezarán a aplicar la nueva orden ministerial que regula las bajas laborales, y que incluye cambios significativos respecto a la normativa actual, hasta el próximo 1 de abril. Así lo han confirmado desde la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), tras recibir los facultativos un correo interno en el que se les informaba de la prorrogación de su entrada en vigor (prevista inicialmente para el 1 de diciembre).

"Si no se ha puesto en marcha es porque no nos han dado ningún tipo de información ni de formación al respecto. Te metes en foros y te van contando cosas, pero la Administración te dice que no es por esto, sino por problemas técnicos con el programa informático con el que trabajamos", explica el doctor Antonio Pablo Martínez, presidente de Semergen-Aragón. 

La aplicación de la norma, que modifica las rutinas de médicos y pacientes, afectará a los más de 1.350 facultativos que trabajan en las consultas de Atención Primaria de Aragón. Su objetivo, a priori, es "agilizar" estos trámites y "adaptarlos" a las situaciones de ahora para intentar reducir los tiempos. Para ello, y ante la imposibilidad de poner en marcha el nuevo sistema este mes de diciembre, las CC. AA. pidieron una prórroga al Ministerio "para que el sistema informático estuviera listo". Y, según confirman fuentes del departamento de Sanidad, se les ha dado hasta el próximo año, aunque esperan poder empezar con el pilotaje allá para el mes de febrero. 

Más actividad asistencial y menos burocracia

Los médicos, por su parte, confían en que la reforma sirva para "agilizar" el sistema actual de gestión de bajas laborales, pero temen que la nueva orden aumente la burocracia. "Los médicos deberíamos limitarnos más a nuestra actividad asistencial y menos a la burocrática, y creemos que no va a ser así", vaticina Leandro Catalán, presidente del sindicato de facultativos de Atención Primaria (Fasamet), tras haber visto ya algunas de las circulares que deberán rellenar cuando entre en vigor la nueva orden. 

Así, a partir de la fecha citada, Aragón y el resto de CC. AA. a las que se ha concedido la prórroga permitirán a los médicos de familia emitir el parte de baja y alta a la vez en procesos con una duración inferior a cinco días, mientras que para enfermedades de larga duración -indican- el paciente no tendrá que pasar cada semana por la consulta del doctor para confirmar su parte de incapacidad temporal. Para el doctor Martínez, que ejerce como médico de familia en el municipio turolense de Albalate del Arzobispo, esta es una de las ventajas que entraña la nueva normativa.

"Ahora tenemos que ver a los pacientes todas las semanas y, si hay un proceso crónico, su doctor tiene que verlo 52 veces al año por lo mismo, algo que no es nada lógico. La nueva orden suponemos que va a ayudar en estos casos", apostilla.  Desde Fasamet, por su parte, hacen hincapié en el beneficio que esto entraña también para la comodidad del propio paciente, que tendrá que ir menos veces al médico. "Hay personas que están pendientes de una intervención de cadera que tardan mucho en ser operadas, porque hay demoras de un año, y sin embargo tienen que venir todas las semanas a sabiendas de que no les puedes hacer nada. Lo mismo si está pendiente de una prueba complementaria", detallan.

Cuatro tipos de baja

Una vez que entre en vigor esta nueva orden, los médicos deberán detallar en el parte de baja la duración estimada de la enfermedad. Habrá cuatro tipos: muy corta (inferior a cinco días), corta (de entre cinco y treinta), media (de entre 30 y 60) y larga (con más de 61). Así, señala Martínez, si el facultativo prevé que se trata de un proceso crónico, podrá espaciar más las visitas en el tiempo. No obstante, este médico de familia duda de que la medida sirva para agilizar las consultas. "Las listas de espera son las que son. Somos muchos para hacer muchas pruebas e intervenciones. Yo tengo seis minutos para cada paciente y, generalmente, si viene uno con alguna patología crónica tienes que dedicarle más tiempo. Por eso nosotros tenemos también siempre demora", confiesa. 

Desde el departamento de Sanidad explican que esta prórroga concedida por el Ministerio permitirá a la Administración ganar tiempo para "implementar" todas las medidas necesarias para la puesta en marcha de esta nueva orden. "A nivel informático, tienen que mejorar el programa actual con el que trabajamos y se necesita también formación para poder llevarlo a cabo eficientemente", puntualiza Leandro. 

Desde Csif-Aragón, por su parte, han repartido ya unas circulares por diversos centros de salud de la provincia con el objetivo de facilitar el trabajo a estos profesionales sanitarios que, en muchos casos, no disponían de información de primera mano. "Nos hemos recorrido en persona los centros de salud de Zaragoza, Tauste, Alagón, Casetas y Gallur para hacerles llegar esta información, y los médicos agradecidos de que les enseñáramos hasta el modelo que iban a tener que utilizar", cuenta el presidente de Csif-Aragón, Evangelino Navarro, no sin antes criticar que la Administración, habiendo tenido un año y medio desde que se publicó el real decreto, "no ha tomado cartas en el asunto hasta que no ha visto que era necesario".

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios