Tercer Milenio

"En Aragón se hace una buena medicina clínica, pero hay muy poca ayuda a la investigación"

José Gazulla es uno de los dos neurólogos aragoneses cuya investigación cita la prestigiosa revista 'The New England Journal of Medicine'.

Una imagen de la carta publicada por los neurólogos aragoneses en la revista 'New England Journal of Medicine'.
Una imagen de la carta publicada por los neurólogos aragoneses en la revista 'New England Journal of Medicine'.

Una matización a un texto publicado por la prestigiosa revista médica 'The New England Journal of Medicine' les ha valido a los doctores aragoneses José Gazulla y José Berciano un merecido reconocimiento por parte de esta publicación de referencia.

"Aparecer en ella es una satisfacción, porque a pesar de que hay médicos aragoneses que han conseguido publicar trabajos en el 'New England', para un peón de la neurología del Hospital Miguel Servet, supone una recompensa a una línea de investigación que lleva activa bastantes años", confiesa.

Este especialista aragonés, que se formó con el neurólogo oscense de El Grado José Berciano, escribió junto a este la carta de la que se hace eco la prestigiosa revista estadounidense 'The New England Journal of Medicine'. En ella, se detallan dos complejas enfermedades degenerativas que afectan al cerebelo (atrofia multisistémica y atrofia olivopontocerebelosa), para las que no sirven los mismos tratamientos. "La enfermedad atrofia multisistemica (AMS) es una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso que no tiene tratamiento curativo. El objetivo de nuestra carta era declarar -con el respaldo del doctor Berciano- que el fármaco gabapentina no era beneficioso en AMS (como afirmaba la revista), para no crear esperanzas infundadas entre los pacientes, ya que el impacto de 'New England Journal of Medicine' se extiende más allá de círculos puramente médicos", explica.

Por su parte, el catedrático nacido en El Grado José Berciano es un referente internacional en el tema de las enfermedades degenerativas del cerebelo, y es un experto en atrofia multisistémica (AMS) y atrofia olivopontocerebelosa (OPCA).

En 2005 ambos publicaron un trabajo que describía el efecto beneficioso del fármaco gabapentina en OPCA, en la 'Revista de Neurología'. Posteriormente, en 2014, se publicó que ese fármaco no era beneficioso en AMS, en un capítulo de un libro que trataba sobre neuroquímica cerebral y, basándose en ella, en la aplicación de fármacos que pudieran tener utilidad en la clínica diaria. Estas son las referencias bibliográficas que sustentan la opinión de los dos neurólogos aragoneses, y que han servido de base a la carta publicada en la revista americana.

Poco estímulo para la investigación en Aragón

"En Aragón se hace una buena medicina clínica en todas las especialidades, pero hay poca ayuda y estímulo para que los profesionales investiguen. Tenemos un potente sustrato profesional, al que no se le proporciona suficientes mecanismos de salida como para que puedan publicarse sus trabajos o darse a conocer", comenta este especialista.

Por eso, el hecho de que los frutos de sus investigaciones se divulguen a través de publicaciones de referencia como 'The New England Journal of Medicine' supone todo un estímulo. "Crea una rueda que hace que haya más demanda por ese tipo de atención médica, más oferta de ella y que se dote de más medios. Sería iniciar un círculo favorable que todos querríamos que se mantuviera", afirma.

Y es que, en plena crisis y con los recortes en investigación acontecidos, para muchos especialistas no resulta fácil sacar adelante proyectos basados en la investigación clínica. "Hacemos esto por pura inquietud intelectual, porque no tenemos tiempo ni medios en el trabajo. Como dice un amigo mío, es como sacar agua del desierto", cuenta Gazulla.

Precisamente son la motivación, la vocación y las ganas, lo que a juicio de este especialista no ha dejado que la calidad asistencial baje, a pesar de las múltiples circunstancias adversas. "Pueden haber aumentando las listas de espera, pero los médicos no se han desmotivado ni han dejado de trabajar. En Aragón se da muy poco aprecio a la medicina clínica y a la investigación médica, pero hay un montón de gente de a pie -miles de profesionales sanitarios- que siguen manteniendo un alto nivel, independientemente de direcciones o políticas, solamente por vocación profesional", concluye este especialista.

Ir al suplemento de salud