Salud

Heraldo Saludable

La mitad de las embarazadas ya modifica su dieta aunque siguen teniendo dudas

Sólo cuatro de cada diez ingiere más cantidad de frutas, verduras, pescados y lácteos.

El 55 % de las mujeres que se quedan embarazadas modifican su alimentación para adoptar una dieta más saludable, pero todavía un 43 % de ellas tienen dudas sobre el tipo de alimentos que pueden consumir durante la gestación y la lactancia.

Así, aunque el 70 % de las embarazadas modifica su dieta durante el periodo gestacional para hacerla más saludable, sólo cuatro de cada diez asegura ingerir más cantidad de frutas, verduras, pescados y lácteos y la mayoría de ellas bebe menos agua de la adecuada (1,2 litros al día frente a los 2,3 recomendados).

Son datos que se desprenden de la encuesta 'Conocimientos en nutrición durante el embarazo y la lactancia', elaborado por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (Fesnad) y presentada este jueves con motivo del Día Nacional de la Nutrición.

La edición de este año se centra en los hábitos de alimentación durante el embarazo con el lema "En el embarazo y la lactancia comer bien es el mejor Te Quiero".

Según esta encuesta, el 43 % de las mujeres han manifestado haber tenido dudas sobre la alimentación a seguir durante el embarazo o la lactancia y esas dudas se centraban, mayoritariamente, en qué alimentos podían consumir o cuáles debían evitar.

En este aspecto, los autores de la encuesta han llamado la atención sobre el importante porcentaje de mujeres que desconoce que el consumo de especies de pescado como el atún o el pez espada están desaconsejados durante la gestación y el tiempo de la lactancia debido a su alto contenido en mercurio, que puede afectar negativamente en el desarrollo del bebé.

La doctora Victoria Arija, vocal de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, ha explicado que un 65 % de las mujeres desconocía que no podía comer este tipo de pescados y que todavía la mitad de ellas cree que puede consumir mayonesa casera, a pesar del riesgo de salmonelosis que presenta.

Por contra, el doctor Juanjo Díaz, de la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica, ha destacado lo extendida que está la falsa creencia de que no se pueden consumir sardinas, cuando se trata de un pescado óptimo para esta etapa.

Ambos expertos han analizado el conocimiento que existe sobre los complementos vitamínicos y han advertido de que sólo un 52 % de las encuestadas tomaba algún tipo de complemento alimenticio -el 79 % ácido fólico, el 53 % hierro y el 41 % polivitamínicos y minerales-.

Sin embargo, tal y como ha apuntado el presidente de la Fesnad, Jordi Salas-Salvadó, son pocas las mujeres que empiezan a tomar ácido fólico antes de quedarse embarazadas, tal y como está recomendado.

Por eso, Salas-Salvadó ha insistido en la importancia de planificar el embarazo y empezar a cuidar la alimentación antes de pensar en tener un bebé, ya que "una buena alimentación o no fumar condiciona el futuro del hijo, no sólo durante la infancia, sino también en la edad adulta".

Arija se ha mostrado satisfecha con las conclusiones de esta encuesta que pone de manifiesto que cada vez son más las mujeres que adoptan hábitos saludables durante la gestación, pero ha advertido de que la información no llega a todas ellas, por lo que es necesario seguir insistiendo.

Díaz ha señalado que aún persisten ciertos mitos como la falsa idea de que "hay que comer por dos", mientras que sólo un 16 % de las encuestadas sabe que durante el embarazo es normal engordar entre 11,5 y 16 kilos y sólo el 13 % sabe que durante el último trimestre es necesario incrementar un 20 % el consumo de calorías.

Otras recomendaciones están más asumidas, como la consideración de que el pescado crudo no es recomendable o que no se debe comer carpaccio de ternera, jamón serrano, salchichón o lomo embuchado ni leche que no esté pasteurizada.

Etiquetas