Por
  • Cartas al director

Cartas al director de HERALDO: Hay que tomarse en serio los casos de acoso escolar

El juego es gratuito y ya puede descargarse para Windows y Linux.
Hay que tomarse en serio los casos de acoso escolar
Pixabay

Hay que tomarse en serio los casos de acoso escolar

No es buena noticia que Aragón esté entre las comunidades con mayor acoso escolar. La mayoría hemos conocido algún caso. Ahora se denomina ‘bullying’ (abusones), jóvenes y adolescentes que en su inmadurez tienen un comportamiento provocador y de intimidación permanente hacia algunos compañeros de clase. 

El agresor disfruta con sus acciones sin pensar en el dolor causa. Me vienen recuerdos de mis primeros años de escuela, cuando llegué a sentirme indefenso ante el típico abusón, con cierta complacencia del profesor, mofándose de mi extrema delgadez. Disfrutaba señalando mi debilidad física con risas y apodos, a la vez que invitaba a otros influenciables compañeros a seguirle sus gracias. Pasado un tiempo, mi cuerpo sufrió un desarrollo rápido, de mayor estatura y peso, y dejé de ser víctima de las burlas de compañeros carentes de empatía. En los últimos años, lamentablemente, nos hemos familiarizado con términos antes desconocidos como ‘bullying’ o ‘ciberbullying’. Por este motivo es imprescindible, como padres o docentes, tomar cartas en el asunto y proteger a nuestros hijos. Si un alumno se siente mal debido a alguna actitud de sus compañeros, no le restemos importancia. Escúchale, respeta sus sentimientos. Determina si se ha tratado de un hecho aislado o si es una situación reiterada. El abuso padecido en la infancia puede tener un impacto persistente en las víctimas, llegando a manifestarse a lo largo de los años, incluso al llegar a la vida adulta.

Daniel Gallardo Marín. GARRAPINILLOS (ZARAGOZA)

Por una causa muy especial

Decía la madre Teresa de Calcuta, en un escrito sobre las relaciones entre padres e hijos, educadores y educandos, que en la vida "enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo; enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño... Sin embargo, en cada vuelo, en cada vida, en cada sueño perdurará siempre la huella del camino enseñado". Y esa es la sensación que, como padres y madres de los alumnos del colegio La Salle Montemolín de Zaragoza, tenemos después de ver cómo toda la comunidad educativa se ha involucrado de lleno en la actividad ‘20.000 vueltas X Vega’. Todo un reto solidario para recaudar dinero destinado a la investigación de la enfermedad que sufre esta pequeña de tres años, denominada gangliosidosis GM1 infantil, de carácter genético y neurodegenerativa. Una lección de vida para nuestros hijos e hijas, que esperamos que recuerden siempre. Porque la vida es mucho más que aprobar un examen, cursar una carrera o trabajar en una multinacional. La vida es darse cuenta de que "gente pequeña, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo", o al menos intentar que sea un poquito mejor. Por todo esto, muchas gracias a los responsables de poner en marcha esta locura, a la comunidad educativa que la ha apoyado, a los alumnos y padres que la han secundado y a todos los vecinos de Zaragoza y el resto de Aragón que han aportado su grano de arena en esta causa tan especial.

Ana Esteban. En nombre del AMPA Hermano Adolfo del colegio La Salle Montemolín de Zaragoza

La responsabilidad del paciente

Aunque nos quejamos de la saturación de la medicina de familia, también los pacientes tenemos parte de culpa. Me explico. Estuve el otro día en mi médico de familia y cuál fue mi sorpresa al encontrar, pegado a la puerta, un cartel que explicaba que trece pacientes habían dejado de acudir a la cita que ellos mismos habían pedido. Y que en el día que estábamos ya habían faltado a la cita cinco pacientes. Por supuesto, sin avisar. Es importante recordar a todos que la gestión de la salud es una responsabilidad compartida entre pacientes y profesionales médicos. Es crucial respetar las citas que hemos solicitado, ya que el incumplimiento afecta no solo nuestra propia atención médica, sino también a la de otras personas que podrían haber ocupado ese tiempo. Este comportamiento impacta negativamente en el sistema de salud y deberían proponerse algunas soluciones para fomentar la responsabilidad de los pacientes en cuanto a sus citas médicas, por ejemplo, limitando la concertación de nuevas citas en los próximos días.

Teresa Martínez Gorosábel. ZARAGOZA

Marquesinas nuevas y peores

He observado que las marquesinas nuevas de las paradas de autobús de Zaragoza son menos útiles a los viajeros que las existentes anteriormente. En las nuevas ponen el panel que indica los minutos que faltan para la llegada de los siguientes autobuses horizontalmente arriba, en paralelo a la espalda de los viajeros sentados esperando. Las existentes eran mucho más útiles porque el panel se situaba perpendicular a los asientos sobre la pared izquierda del cubículo, así que los viajeros podían verlo sin tener que levantarse, y más útil también para los que esperaban de pie. Además las nuevas tienen menos espacio para sentarse. Espero que el comentario sirva para evitar empeorar algo que estaba mejor pensado.

Ana Bona Ernicas. ZARAGOZA

Sobre el corredor verde del río Gállego

Soy un andarín, como tantos otros, que disfruta de los senderos de la ciudad de Zaragoza. Uno de ellos es el de la ribera del río Gállego, que entra en el denominado corredor verde. Hace unas semana, pasando por ese corredor, en la margen derecha del Gállego, entre los puentes peatonales de San Juan de Mozarrifar y de Montañana, advertí que la riada pasada había descalzado el camino peatonal en la zona donde hay una valla y un escarpe del río. Ese mismo día advertí del asunto al Ayuntamiento y tomaron nota. Sin embargo he vuelto a pasar por ahí con un grupo numeroso de andarines, esperando que estuviese arreglado o señalizado el tramo como peligroso. Me sorprendió que no hubiera ni señal ni reparación. Es un tramo que los ciclistas suelen pasar y para ellos es más arriesgado que para un andarín, que puede agarrarse a las presas del escarpe. Sería interesante que el Ayuntamiento de Zaragoza tomase nota otra vez antes de que se tenga que lamentar algún accidente.

Federico Rodríguez de Rivera. ZARAGOZA

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas. cartas@heraldo.es

(Puede consultar aquí todas las cartas al director publicadas en HERALDO)

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión