Bicicletas, patinetes y responsabilidad civil

Bicicletas y patinetes estacionados en una acera de Zaragoza.
Bicicletas y patinetes estacionados en una acera de Zaragoza.
Guillermo Mestre

He leído que una entidad vinculada al uso de la bicicleta considera que plantear, como ha hecho el gobierno municipal de Zaragoza, un seguro obligatorio de responsabilidad civil para los ciclistas y patinetistas que circulan por la ciudad es «un debate jurídico prematuro». 

Sin embargo, me parece que muchos zaragozanos pensarán que se trata de un debate urgente, y que además debería resolverse a favor de la obligatoriedad del seguro. Cuando el uso de la bicicleta, a veces con motor, y del patinete, siempre motorizado, como medio de locomoción es cada vez más frecuente y además las autoridades y una parte de la sociedad lo promocionan, se trata de una realidad que ya está ahí y que requiere regulación. Y es obvio que los noventa kilos o más que pueden pesar vehículo y tripulante, a veinte kilómetros por hora o más, suponen un riesgo significativo en caso de colisión o atropello. Puede haber daños, y con un poco de mala suerte pueden ser daños graves. El seguro de responsabilidad civil iría en favor de posibles perjudicados, que tendrían asegurada al menos la indemnización a la que tuvieran derecho. Y también favorecería al ciclista o patinetista que resultara ser culpable de un accidente, pues el seguro se haría cargo. Porque lo que no se debe olvidar, cuidado, es que no tener seguro de responsabilidad civil no exime de la responsabilidad civil. Si no hay seguro, el perjudicado podrá reclamar sobre el patrimonio del conductor. No se pierda esto de vista. No sé hasta qué punto bicicletas y patinetes contribuyen o no a hacer una ciudad más amable. Entre otras cosas, porque pienso que los sistemas de desplazamiento más ecológicos y solidarios son el coche de San Fernando y el transporte colectivo. Y porque, lamentablemente, me temo que muchos ciclistas y patinetistas -no todos ni mucho menos- han asumido los malos modales del tópico automovilista desconsiderado, siempre con prisas y haciéndose el amo de la pista. Pero si las bicicletas y los patinetes van a formar parte, como ya lo hacen, del movimiento de nuestras ciudades, entonces en algún momento habrá que otorgarles la mayoría de edad y exigirles las obligaciones que conlleva. Que incluyen desde luego la responsabilidad civil, pero también la meramente cívica.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión