Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Cartas: Calle de San Miguel

Por
  • Cartas al Director
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 28/09/2022 A LAS 05:00
Las obras de la calle de San Miguel, a principios de agosto.
Las obras de la calle de San Miguel, a principios de agosto.
Toni Galán

El día 8 de marzo empezaron las obras en la calle San Miguel. Nos informaron de que dichas obras constaban de tres fases y de que tendrían una duración de casi doce meses. Pues bien, llevamos con la fase 1 casi siete meses, se están adelantando las fases 2 y 3 sin terminar la fase 1. Solo queda poner la baldosa en la carretera y hacer una pequeña rampa, cosa que se puede hacer en dos días, como han hecho más arriba, en la calle Hermanos Ibarra. Se han saltado Allué Salvador y han hecho la calle Hermanos Ibarra. Pero desde hace más de un mes está parado y no tienen intención de terminarla. Menos mal que dijeron que iban a minimizar los daños a los comercios, ¡parece que no! No lo entiendo, que acaben de una vez la primera fase para que parte de la calle vuelva a la normalidad; que dejen pasar los coches, porque no hay razón alguna para que no pasen He de decir que el personal que trabaja todos los días a pie de calle son unos verdaderos profesionales y se preocupan y empatizan con nosotros, pero los que mandan son los que tienen la voz cantante.

Óscar Polo Cebollada

ZARAGOZA

Sánchez y el número cuatro

La relación de Sánchez y el número cuatro es digna de reseña, pues está presente de forma voluntaria o casual en el devenir de muchas de sus actuaciones. En breve, una plataforma digital anunciará hasta el hastío el estreno de ‘Las cuatro estaciones’, y no se refiere a la gran obra de Vivaldi, ni siquiera a la famosa pizza, resulta que es el título de una docuserie sobre el día a día de nuestro presidente del gobierno, al más puro estilo Obama y que presiento verán cuatro gatos. En los cuatro años de legislatura que va a cumplir Sánchez no ha salido de las cuatro paredes de la Moncloa para nada y de repente, al ver las encuestas tan desfavorables a su reelección, decidió lanzarse a tomar el pulso a la calle, a la ciudadanía, ‘piel con piel’ era el eslogan. Creyendo que en cuatro días le daba la vuelta a esos sondeos contrarios a sus intereses, puso a sus cuatrocientos asesores a idear una estrategia durante meses de actos perfectamente orquestados y medidos al milímetro. Y en el primero de ellos, en Sevilla, el trébol de cuatro hojas que creía haber encontrado se marchitó hasta el punto de suspender la estrategia piel con piel ‘sine die’. El motivo fue un pequeño cartelito sostenido por una persona que resumía el sentir y la respuesta del pueblo a su apertura al ciudadano. Ese cartel , que se ha hecho viral, contenía tan solo cuatro palabras: «Que te vote Txapote».

José María Bello Mercadal

ZARAGOZA

Plazos legales

Fecha de entrega, fin del plazo, ‘deadline’… Todos estamos supeditados indefectiblemente a un tiempo límite para la realización de muchos trámites: desde la presentación de la documentación requerida para solicitar una beca hasta el pago de una multa de tráfico con un cincuenta por ciento de reducción. Tiempo que, en la mayoría de las ocasiones, no admite prórroga alguna sin razón de peso –a veces, ni existiendo tal razón–. Hasta cierto punto, puedo entender la rigidez de este modo de hacer pues resulta ser sinónimo de una formalidad que se antoja necesaria en la vida general. Esta rigidez es la que se debe exigir también a la Administración y, más si cabe, a las instituciones vertebrales del Estado. Por ello, no deja de producirme bochorno que, en la última semana, no se haya materializado por parte del Consejo General del Poder Judicial la propuesta de los dos miembros del Tribunal Constitucional que le corresponde realizar en base al artículo 159.1 de la Constitución. Desde luego, no es una buena señal que se produzcan este tipo de incumplimientos legales por parte de un órgano tan significativo del Poder Judicial. La causa que ha llevado a esta situación no es otra que el bloqueo que padece para su propia renovación interna. Y buena parte de la responsabilidad la tienen las principales fuerzas políticas y el uso que hacen de este cuando deben abordar dicha renovación y se avecina un horizonte electoral. ¿Se puede permitir una democracia europea atascos de estas características? ¿Qué imagen proyecta el Estado a consecuencia de ello? Para reflexionar.

Israel Buey Lorao

ZARAGOZA

Concertación sanitaria

Si este Gobierno cede a Unidas Podemos y abandona la concertación privada en sanidad, ya no es solo el problema del gasto (brutal) sino el caos que se va a organizar. Si con la concertación esto no funciona imagínense sin ella. Y el personal que hará falta contratar (y que no hay). ¿Subirán los impuestos para compensarlo? Malas compañías se ha buscado este gobierno. Anécdota: dice Aragonès al PP que acabe con su catalanofobia fiscal. Que abandone él su españolofobia . Y así nos quedamos todos en paz.

Mariano Ara Báguena

ZARAGOZA

Problemas de movilidad

Tiene toda la razón Pablo Echenique al pedir a la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, que reactive las obras del Congreso para poder ocupar su escaño. Ganó un escaño en las elecciones, no un espacio en la parte baja, delante de la bancada del Gobierno y separado de su grupo. Algún desalmado incluso se ha burlado de Echenique por su imposibilidad de ocupar el escaño. Las instituciones han de dar ejemplo de facilitar la movilidad de todas las personas y que puedan ejercer su trabajo en igualdad de condiciones. Muchas dificultades se ven forzadas a superar las personas con movilidad reducida para que además encuentren trabas en edificios de la Administración pública. Faltan bancos en las calles para que descansen los mayores en sus paseos, el caso del paseo de la Independencia de Zaragoza es una vergüenza, los pocos que hay siempre están ocupados. En lugar de bancos hay piedras de Calatorao, poco cómodas para sentarse. Faltan barandillas en rampas, accesos de todo tipo en edificos y los asientos destinados a los mayores y embarazadas en los autobuses suelen ir ocupados por jóvenes que rara vez los ceden. Al parecer, no entienden el significado de los rótulos en los que se ven la figura de un anciano con bastón y de una embarazada al lado de unos asientos de color distinto al resto. Antes, cuando entraba en el bus una de estas personas necesitadas de sentarse pronto, miraban por la ventanilla, ahora bajan la cabeza y miran su móvil. Generalmente personas mayores ceden su asiento a personas mayores. Solidaridad de edad, lo llamo yo. Los conductores, por su parte, no tienen la delicadeza ni el miramiento de esperar a arrancar el coche a que una persona con bastón o muleta se siente. Justo le viene asirse a una barra, pero no siempre, para evitar la caída o un golpe.

Antonio Nadal Pería zaragoza

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión