Opinión
Suscríbete por 1€

la columna

Carla Simón y su cine

Por
  • Carmen Puyó
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 17/09/2022 A LAS 05:00
Carla Simón, directora de 'Verano 1993'
Carla Simón y su cine
Efe

Más allá de todos los galardones que la joven cineasta ha recibido en muy poco tiempo, más allá del Oso de Oro de Berlín y de la posibilidad de que acabe siendo seleccionada por la Academia de Hollywood para competir por el Óscar al mejor filme en lengua no inglesa por ‘Alcarràs’, el rasgo más definitivo para mí de Carla Simón es ese rico mundo interior que vuelca en sus películas.

Es una directora muy joven todavía, pero todo indica que ha vivido lo suficiente como para que sean muchos sus conocimientos sobre el ser humano, sobre la pérdida, sobre la infancia dolorida, sobre los universos que desaparecen después de haber formado parte tanto tiempo de la existencia de uno. La pérdida de sus padres por sida cuando era una niña, criarse en familia, aunque imagino que sabiéndose huérfana, las relaciones con los abuelos, los tíos, la dedicación de algunos de estos al campo… Todos estos son asuntos que Carla Simón ha llevado a su cine, pero siempre huyendo de la tristeza, ausente siempre la amargura, con un estilo dulce, con una fotografía dominada por el color, con escenas y retratos de personajes que son pura vida. Así nació la maravillosa ‘Verano 1993’ y así ha sucedido con la estupenda ‘Alcarràs’, retrato preciso de un mundo rural que se extingue. Habrán de pasar unos cuantos meses antes de saber si su última película pasa todas las selecciones de Hollywood y vuelve a España con el Óscar. Pero desde ya digo que si por algo me gustaría que se lo concedieran a Carla Simón es porque el suyo es un cine limpio, puro, en el que está volcado un pedazo de su vida.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión