Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Un personaje decisivo

Por
  • EDITORIAL
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 31/08/2022 A LAS 09:53
Mijaíl Gorbachov.
Mijaíl Gorbachov.
Fabrizio Bensch / Reuters

Mijaíl Gorbachov fue uno de los personajes históricos más relevantes de las últimas décadas del siglo XX y puede decirse que su ascenso al gobierno de la Unión Soviética, a partir de 1985, cambió el mundo, abriendo un proceso que puso fin a la Guerra Fría y libró a los países de Europa Oriental del yugo al que la URSS los tenía sometidos. 

Rusia, como es evidente, no ha evolucionado después por los caminos de la democracia, pero ojalá llegue un día en el que el ideal que Gorbachov sostuvo de integrarla pacíficamente en la ‘casa común europea’ vuelva a inspirar la política de Moscú.

Cuando Gorbachov introdujo los términos ‘perestroika’ y ‘glasnost’ (reestructuración y transparencia) era ya patente que el régimen soviético, nacido en 1917, había fracasado entre la corrupción, la inoperancia y el autoritarismo, y era incapaz de ofrecer a sus ciudadanos ni el bienestar ni la libertad del Occidente democrático. Gorbachov, como secretario general del Partido Comunista y como presidente de la Unión Soviética, quiso implantar una serie de reformas que permitieran avanzar hacia un sistema político más abierto y pluralista. Pero las tensiones internas condujeron a un hundimiento caótico del comunismo y del Estado soviético que causó nuevas penurias a la población. Quizás no sea extraño por ello que su figura no tuviese en Rusia la estimación que ha tenido en Occidente. En el plano internacional el legado de Gorbachov fue inmenso, contribuyó a poner fin al enfrentamiento entre los bloques, selló acuerdos de desarme que alejaron la amenaza de un holocausto nuclear y acabó con la división de Europa, permitiendo la reunificación de Alemania y la ampliación de la UE. Su muerte, en un momento marcado por la brutal agresión de Rusia a Ucrania, invita a mirar con nostalgia hacia aquellos años en los que Gorbachov consiguió insuflar la esperanza de un continente europeo, del Atlántico a los Urales, reconciliado y en paz.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión