Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Los nombres de las calles

Por
  • Manuel de Miguel
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 05/08/2022 A LAS 05:00
La inauguración del busto de Santiago Ramón y Cajal en la Gran Vía de Zaragoza, que ahora lleva su nombre.
La inauguración del busto de Santiago Ramón y Cajal en la Gran Vía de Zaragoza, que ahora lleva su nombre.
Guillermo Mestre

En Zaragoza hay más de tres mil calles y casi la mitad están dedicadas a personajes de la historia, la ciencia y el arte. 

Redactemos una lista improvisada con los aragoneses más reconocidos e ilustres: Francisco de Goya, Ramón Pignatelli, Joaquín Costa, Baltasar Gracián, Pablo Gargallo, Miguel Servet, María Moliner, Luis Buñuel, aparte de reyes como Alfonso I o Fernando el Católico. Todos tienen su calle y la mayoría céntricas. Y no podía faltar Santiago Ramón y Cajal que apellida desde hace pocos días la casi centenaria Gran Vía.

Desde pequeños aprendemos muchos nombres de calles, pero podemos tardar largo tiempo en relacionarlos con el lugar, efeméride o persona homenajeada. Son habituales las confusiones, como quien relaciona la plaza Paraíso con un edén, aunque debe su nombre al político y empresario regeneracionista Basilio Paraíso. Ni la bocacalle de Independencia se dedica a un santo de nombre Clemente, como una vez leí en una publicación, sino al héroe de los sitios Felipe Sanclemente. Dudas nos surgen a casi todos. He tenido que consultar si la calle Almagro recuerda la localidad manchega o al conquistador del Perú (respuesta correcta). Y añado el disparate mayor que recuerdo al respecto. Aunque les parezca increíble, una vez vi escrito en un sobre postal ‘Plaza del Aseo’.

Volviendo a Ramón y Cajal, seguramente les sorprenda conocer que es la segunda personalidad con más nombres de calles en toda España, únicamente superado por Miguel de Cervantes, igual que Goya es primero entre los pintores, por delante de Velázquez o Picasso, en número de odónimos, palabra no reconocida por la RAE que significa nombre de caminos o vías.

La única polémica posible con la nueva Gran Vía Santiago Ramón y Cajal es que ya existe otra calle con su nombre a un kilómetro escaso, lo que puede provocar confusiones, pero colocar a Ramón y Cajal con un busto de gran calidad en un lugar tan destacado supone un homenaje digno de aplauso. Una ciudad también muestra sus valores repasando su callejero y además reconociendo orgullosa a sus hijos más insignes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión