Opinión
Suscríbete por 1€

en nombre propio

Sin compasión

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 27/07/2022 A LAS 05:00
Antonio Grimal Marco, en la Audiencia Provincial cuando fue juzgado en 2017
Sin compasión
Guillermo Mestre

No podemos pedirles a las autoridades policiales y a los medios de comunicación que tengan más sensibilidad al utilizar los apodos de criminales y asesinos porque es parte del juego y existe una larga tradición. 

Cualquiera que se asome a la sección de sucesos de un diario de finales del siglo diecinueve y principios del veinte lo entenderá. En 1888, el crimen de la calle Fuencarral, con el Pollo Varela como protagonista, fue un espectáculo nacional con figuras como Galdós ensayando la crónica policial. Hubo películas y adaptaciones para televisión unas décadas más tarde y aquello marcó un modo de contar y de informar. No podemos pedirles a las autoridades y a los medios de comunicación que piensen en las víctimas. No podemos pedirles que entiendan que no debe de ser agradable que el verdugo de tu padre, de tu hija o de tu hermana aparezca en la televisión con un cierto aire de misterio y como parte de un espectáculo público sobre el que todo el mundo opina. No sé qué pensarán las víctimas cuando escuchen la naturalidad con la que se habla de asesinos como si fueran futbolistas argentinos: el Cuco, el Chicle, el Rey del Cachopo, Igor el ruso o Diente Puto. Pasa en todos los países del mundo y ocurre desde siempre. Mi favorito es un delincuente de san Miguel de Allende en México, flaco y algo encorvado, que fue detenido hace unos meses y respondía al apodo de Terodáctilo bebé. Así que no podemos pedir que un señor con aparentes problemas mentales, que come en los restaurantes sin pagar, no tenga estos días también su mote y su cuota de bufón entretenedor. Es mucho pedir.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión