Opinión
Suscríbete por 1€

IN MEMÓRIAM

El ejemplo de vida de Jorge Clúa

Por
  • Fernando de Yarza López-Madrazo, presidente de HENNEO
OPINIÓNACTUALIZADA 26/07/2022 A LAS 11:11
El pico Cerler.
El pico Cerler.
heraldo

Las despedidas son siempre dolorosas y quiero explicarles cómo me siento ante la muerte de mi cuñado y amigo Jorge Clúa. Estoy profundamente triste. Su marcha nos ha dejado desolados. 

Para que comprendan lo que significa para nuestra familia y para esta empresa la pérdida de Jorge necesito situarles en el contexto de estos últimos años. Al frente de HERALDO DE ARAGÓN se encuentra Paloma de Yarza López-Madrazo, la sexta mujer que desde 1939 y de forma ininterrumpida ha ocupado la Presidencia del que es el principal diario aragonés. Paloma, piedra angular del proyecto HENNEO, ha sido fundamental en la transformación experimentada desde el año 2000. Puente entre dos generaciones, ha ayudado a transitar con seguridad por ese punto crítico, talón de Aquiles en las empresas familiares, que constituye el relevo generacional. Este decisivo papel de Paloma no hubiera sido posible sin la complicidad del que ha sido su gran compañero de vida, su principal apoyo, su marido Jorge Clúa Martínez, que de manera prematura nos acaba de dejar. 

Al lado de Paloma se encuentra un marido generoso, un excelente oftalmólogo, que siempre ha respaldado a su mujer. Médico vocacional que creía en la dimensión humana y de servicio de su trabajo, y que no distinguía entre un día laborable o un festivo para visitar a un recién operado o para encontrar una solución médica, contó siempre con el reconocimiento de pacientes y colegas. Un hombre de ciencia con la virtud de la cercanía y poseedor de una inteligencia emocional fuera de lo común.

Como padre, Jorge inculcó a sus hijos Jorge, Paloma y Claudia los mismos valores que heredó de sus progenitores, María Rosa y Julio. Humildad, esfuerzo, generosidad y compromiso fueron no ya simples enunciados sino, más bien, el ejemplo que él mismo desarrolló y que nuestros sobrinos han recibido como mejor herencia de su padre. Sus hijos son un orgullo para nosotros. Si la mayor aspiración de unos padres es que sus hijos, además de crecer personal y profesionalmente en la vida, lo hagan siendo leales a los principios y valores con los que han sido educados, Jorge y Paloma han triunfado rotundamente.

Hombre de familia, amante de la compañía siempre cómplice de sus hermanos y amigos, que se han entregado para cuidarle y acompañarle en estos años, Jorge tuvo siempre muy presente el peso y el significado de la palabra amistad, sintiéndose querido y devolviendo siempre multiplicado todo ese afecto. Los encuentros en torno a una comida o las risas y las bromas tras un paseo por Cerler resumen la manera de sentir y querer de una persona que entendió que la grandeza se descubría en los pequeños detalles.

Estoy llorando la pérdida de uno de mis mejores amigos, de uno de mis referentes, de la persona a la que siempre recurría cuando las cosas se me ponían cuesta arriba. En agosto de 2009, la vida nos puso a mi mujer y a mí ante una de esas circunstancias límite en las que unos padres no saben muy bien cómo reaccionar. Nuestra hija Laura, recién nacida, contraía una infección que derivó en una septicemia que, además de provocar en la pequeña unos daños cerebrales irreversibles, la puso al borde de la muerte. En aquellas fechas, en todo momento, tuvimos a nuestro lado no exclusivamente al médico sino, y de manera muy especial, al amigo inquebrantable. Jorge, con el amor que solo puede transmitir una persona extraordinaria, ha seguido cuidando hasta el final de sus días de Laura, ofreciendo una emocionante calidez.

La muerte de Jorge deja en nosotros un profundo vacío. Su amor hacia su mujer y sus hijos, el cariño siempre desinteresado y su entereza demostrada en estos años de sufrimiento a causa de su enfermedad me han permitido reconocer a una gran persona, y me han servido también para darme cuenta de la fortuna que me ha acompañado al haberlo tenido como amigo. Su memoria, su vida entrelazada con la mía, me ayudarán a no olvidar dónde se sitúan la bondad y el cariño. El compromiso del recuerdo resulta el mejor homenaje para tener siempre presentes a aquellas personas cuyo tránsito por la vida se descubre excepcionalmente valioso. Ese ha sido el caso de Jorge Clúa Martínez.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión