Opinión
Suscríbete por 1€

página 2

Si vis pacem, para bellum

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 28/06/2022 A LAS 05:00
Si vis pacem, para bellum
Si vis pacem, para bellum
Pixabay

Dispuesto delante del histórico cuartel general de la OTAN, en la autopista que lleva al aeropuerto de Bruselas, el emblema de la Organización representa una rosa de los vientos que sugiere la dirección común hacia la paz adoptada por los miembros de la Alianza, según la interpretación oficial. 

No obstante, desde la disolución de la URSS en 1991, esta rosa de los vientos parecía desorientada. Había desaparecido el enemigo directo. La alianza militar estaba desarbolada. A diferencia de Estados Unidos, Europa orillaba el viejo lema ‘Si vis pacem, para bellum’ (Si quieres la paz, prepárate para la guerra) y abrazaba sin ambages el de ‘Si quieres la paz, prepárate para la paz’.

De forma inesperada, Putin le ha devuelto su norte perdido. Disparan los cañones rusos y Occidente reafirma su voluntad de defensa: Alemania da un giro copernicano, Finlandia y Suecia abandonan su histórica neutralidad, Dinamarca se suma a la política defensiva europea, aumentan los presupuestos de armamento… Por eso los líderes de los 30 países miembros sellarán estos días en Madrid una refundación de la alianza nacida en 1949.

No es la OTAN, sin embargo, lo que más miedo da a Moscú (y Pekín), como proclama la propaganda del Kremlin. Los tanques aliados no van a invadir Rusia. Putin teme sobre todo a la UE, una potencia normativa basada en el Estado de derecho, el liberalismo y el multilateralismo. Le asusta que los ciudadanos rusos también quieran, como sus vecinos ucranianos, disfrutar de libertad, valores democráticos, progreso social y prosperidad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión