Opinión
Suscríbete

página 2

Otra huelga en el transporte

OPINIÓNACTUALIZADA 03/10/2021 A LAS 05:00
Segundo día de huelga del tranvía y del bus en Zaragoza
'Otra huelga del transporte'
Francisco Jimenez

Nos gustaría alcanzar el primer puesto en crecimiento económico, en empleo, en renta per cápita, ser la región más desarrollada de Europa, los príncipes del presente y los reyes del futuro. 

Pero no, de momento tan solo hemos conseguido un triste récord que es mejor ocultar debajo de la alfombra: Zaragoza es la ciudad española con mayor conflictitivad en el transporte público. En ninguna otra capital los autobuses -y ahora también el tranvía- están más tiempo en cocheras; en ninguna otra localidad se hace más daño al ciudadano y se le genera más perjuicios; en ningún otro lugar, la conducción de un vehículo de transporte público está siempre tan cerca de los paros y tan lejos de la normalidad. Cuando aún no hemos abandonado la covid, cuando el personal se ha manejado con responsabilidad, con una gran cautela debido a los contagios, vuelve de nuevo la huelga de manera infalible, ya prevista por algunos desde principios de año, digan los de siempre lo que digan. Y, como se sabe, lo que no puede ser, además es imposible. El derecho legítimo y constitucional a la huelga, la firme defensa de los trabajadores en sus reclamaciones no pueden ocultar la querencia innata de los comités de empresa al conflicto laboral, gobierne quien gobierne, ora PSOE, ora ZEC, ora PP. Da lo mismo. Ya sabemos lo que decía Machado sobre la verdad. Pues eso. Salvo que alguien crea que el zaragozano es un tipo sin criterio al que se le puede zarandear en la parada de manera anual, alguien debería reflexionar con seriedad sobre la correlación existente entre la justicia de las reclamaciones y el daño causado en un servicio público. Nadie pone en duda los derechos de quienes se sientan en una mesa de negociación, pero desde hace años se extiende la sospecha de la absurda proclividad al conflicto por parte de algunos como elemento innato del diálogo. Y cuando eso sucede las razones de quienes a pies juntillas quieren con buen criterio mejorar sus condiciones laborales pierden buena parte de su sentido. Al paro del bus se le añade ahora el del tranvía para el Pilar. Vaya casualidad. Otra más.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión