Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Salida de la crisis

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 30/08/2021 A LAS 05:00
La vicepresidenta para Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
La vicepresidenta para Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
Nacho Frade / Europa Press

Cuando el paciente operado iba a poner por primera vez los pies en el suelo fuera ya de la cama, trató de erguirse, pero no pudo hacerlo pues los puntos le tiraban. Había una contradicción: anímicamente hubiese deseado ponerse derecho, pero físicamente esto no era posible. Algo parecido puede estar sucediendo en España. La que puede ser considerada musa de la recuperación económica y de la implantación de la digitalización, Nadia Calviño, ha anunciado que todos los indicadores económicos muestran una fuerte recuperación. Además, las exportaciones, variable estratégica del crecimiento económico, ya superan las cifras del precovid de 2019. Estamos en una fase en que al paciente hay que ir ‘quitándole los puntos’, levantando prohibiciones y restricciones de manera que pueda encontrar su postura de ‘Homo erectus’, que supondrá la salida de la crisis. Admitiendo que la resiliencia es la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas hay que convenir en que para lo devastadora que ha sido y está siendo la covid esta capacidad se está mostrando impresionante. Casi fue ayer, como quien dice, cuando se popularizó el ‘Resistiré’ del Dúo Dinámico, que sonaba en calles y pisos, para ahuyentar al ‘bicho’.

Francisco Javier Esteruelas Hernández Zaragoza

El ‘procés’, los bienes y el parto de los montes

El llamado ‘procés’, que a punto estuvo de llevarnos a la pendencia (a la independencia, de momento, no) fue una de las cosas más pesadas que nos han ocurrido. Solo hay otro asunto que ha sido casi comparable en pesadez: la dichosa historia de los ‘bienes’ que guardaba y custodiaba o robaba y secuestraba (según desde qué lado se mire, desde el Segre o desde el Cinca) el ‘Museu de Lleida’. Como este asunto sí ha tenido (al menos en parte) un final, con el traslado al monasterio de Sijena de una parte de esos bienes, ya podemos opinar. Los bienes almacenados (iba a decir abandonados) en Sijena son una cosa francamente pequeña en cantidad y bastante menor en cuanto a calidad. No soy experto en arte, pero creo que, salvo los trozos de retablo en alabastro de Gabriel de Joly, tres sarcófagos y unas pocas pinturas, la mayor parte del resto parece tener más valor sentimental que artístico. Y respecto a su ubicación, más bien parece que se les ha hecho un pequeño almacén con aire acondicionado (y, esperemos, medidas de seguridad) en el abandonado (repito, abandonado) monasterio de Sijena. Nada de lo que se pueda presumir. Como recordarán, el parto de los montes es una expresión que dice que las montañas empezaron a temblar y el cielo a retumbar, de manera que parecía llegar el fin del mundo… y tras semejante escandalera los montes parieron un ratón. Así ha acabado la murga de los ‘bienes’: en algo insignificante, cuando se esperaba algo grandioso. Y esperemos que así acabe también la murga del ‘procés’. Porque si bien se mira se lo merecen, ya que ambos importantísimos asuntos solo son cositas de ricos que se aburren.

José Noguero Olivar

Castillazuelo (Huesca)

Calatayud y el ferrocarril

El 26 de agosto, leí en HERALDO que el Ministerio de Agricultura estima en 3,8 millones de euros la conversión en ‘vía’ verde del trazado de los antiguos ferrocarriles Santander-Mediterráneo y Central de Aragón a su paso por la comarca de Calatayud, en respuesta a los senadores del PSOE. Así mismo apoya este nefasto y estéril proyecto la comarca bilbilitana para el trazado ferroviario que su mismo partido cerró y que jamás he olvidado. Bien podría destinarse ese dinero para inversiones que sí supondrían un importante efecto turístico. Me refiero a recuperar, al menos, el tramo hasta Daroca, como uso ferroviario con material de época, reponiendo la vía con materiales de segundo uso, por ejemplo procedente del corredor mediterráneo. Calatayud tiene una gran tradición ferroviaria, llegó a contar con tres estaciones, y hoy es parada del AVE. Junto a este existen la antigua Azucarera Labradora y vestigios ferroviarios de la época del vapor, que se podrían recuperar y crear una subsede del Museo del Ferrocarril de Aragón y del azúcar, y desde aquí reponer la vía hasta enlazar con el trazado ferroviario del valle del Jiloca donde existe un rico patrimonio mudéjar. Maluenda, Morata o Fuentes de Jiloca son varios ejemplos, los Molinos de Pólvora de Villafeliche y la monumental ciudad de Daroca, acercando a los viajeros de un tren histórico a los pueblos mediante un enlace con autobús. Esto es algo normal en muchos países europeos, donde se conserva la historia ferroviaria en vez de destruirla como en España. Para pasear por el campo o hacer cicloturismo hay infinidad de caminos rurales. Por otro lado, se debería recuperar la idea de la lanzadera ferroviaria de Calatayud a Soria, que estuvo a punto de realizarse y que el Gobierno de Rodríguez Zapatero metió en el cajón cuando estaba a punto para la declaración de impacto ambiental.

Mario Peñalosa Morcillo

CALATAYUD

Los exámenes del carné de conducir

Cuando llegan épocas de grandes desplazamientos, la Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha campañas de sensibilización que intentan parar la sangría de accidentes y fallecimientos derivados de una mala educación vial. Por eso, la DGT debería valorar su sistema de prácticas y aprendizaje de los futuros conductores. En la actualidad, en Zaragoza se realiza el examen teórico en las oficinas de Vía Univérsitas, donde cabe poca gente y, además, se deben aplicar las restricciones covid, lo que genera la lógica ansiedad por espera, una espera que puede ser de meses. Es decir, empezamos mal. Pero seguimos peor. El comienzo del examen práctico se realiza saliendo de manera irregular desde un aparcamiento en doble fila frente a Tráfico, lo que a cualquier conductor le supondría una sanción. Además, salir desde este punto no permite que se pueda realizar un examen en el que se valore la conducción en carretera, ya que el tiempo es limitado e impide que se puedan alcanzar vías interurbanas. Y no digamos si el examen es de camión, ya que se tiene que realizar en una zona junto a un colegio (Arcosur), con el consiguiente riesgo. Ruego a la DGT, al Ayuntamiento y a las autoescuelas que pongan solución a este sinsentido, que se respeten las normas de tráfico y se facilite que la enseñanza que reciban nuestros hijos no sea peor que la que recibimos nosotros a la hora de sacarnos el carné de conducir, no teniendo que esperar al sol horas y horas cuando existen unas instalaciones en la carretera del Aeropuerto, reformadas hace poco tiempo, en donde generaciones de zaragozanos en las últimas décadas se han examinado y han aprendido a manejarse en adelantamientos, cuando más accidentes se producen.

Jesús M. Pérez Sancho

VILLAMAYOR DE GÁLLEGO (ZARAGOZA)

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión