Opinión
Suscríbete

tribuna

Luz y esperpento

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 28/06/2021 A LAS 05:00
El usuario medio con tarifa regulada pagó 522 euros en 2003 y 926 el año pasado
'Luz y esperpento'
shayne_ch13

Hay historias de desconexión con la realidad que son dramáticas y graciosas. 

El precio de la electricidad en España, por ejemplo. Si hace unos días les hablaba en esta columna de la ocurrencia ‘pijiprogre’ del Gobierno y su tarifazo ‘ECO’ para sostener al planeta antes que a las clases medias y bajas, la solución (el parche) a este culebrón no ha sido menos ridícula. La bajada del IVA al 10% y el fin del impuesto de producción de la electricidad durante tres meses han sido las ocurrencias exprés del Ejecutivo que se trataron de disfrazar de buena noticia el mismo día que, ahora sí, el Gobierno había preparado una fiesta con globos y medianoches para quitarnos la mascarilla en la calle. El proceso hasta esta absolución del pueblo llano del delito de ínfulas modernas cometido a trompicones por sus gobernantes ha contado con el suficiente margen como para ejemplificar que la izquierda, si no se toma las cosas con valentía, acaba siendo un esperpento. Aunque esperpento es que el tan vendido primer Gobierno de coalición de izquierdas haya acabado bajando los impuestos en lugar de meter mano al oligopolio de las eléctricas.

No voy a entrar en la intención extraterrestre de que los españoles aprendiéramos de un día para otro a cocinar casi de madrugada, cuando Europa y los médicos recomiendan horarios más tempraneros; obviando además que necesidades como la calefacción eléctrica o el aire acondicionado (ambos de gran consumo) no entienden de horas valle o punta. La clave ha sido que con ese desastre como evidencia, el Gobierno fue fabricando argumentos de plastilina hasta esta solución proteccionista del oligopolio. Para ello no hubo miedo en retorcer luchas dignas sepultadas en kilos de retórica, como el caso del feminismo y esa Carmen Calvo diciendo que no importaba a qué hora se planchaba sino quién lo hacía en casa. O esa facción Podemos-Izquierda Unida diciendo que tranquilidad, que la solución estaba en una eléctrica pública que no debieron acordarse de poner en marcha cuando en 2020 ya fuimos el quinto país de Europa con la luz más cara.

Un ridículo para responder desde una izquierda abotargada a una necesidad básica como es la electricidad, que desliza una respuesta más a esa pregunta de por qué clases populares votan derecha. Quizá no todo es por populismo. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión