Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al director de HERALDO: 'Alternativas para los problemas migratorios'

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 06/06/2021 A LAS 05:00
Un grupo de inmigrantes en el centro de estancial temporal de Melilla.
Un grupo de inmigrantes en el centro de estancial temporal de Melilla.
EFE

'Alternativas para los problemas migratorios

Mucho se ha hablado de la entrada masiva y descontrolada en el territorio (anacrónicamente español y europeo) de Ceuta. 

Pero me gustaría añadir ciertos aspectos que se suelen pasar por alto: Migrar es un derecho humano. Nadie abandona su familia y sus raíces sin una razón vital; y menos cruza desiertos, se pone en manos de mafias y se lanza en un barcucho a cruzar un océano por gusto. Entre esos motivos suele haber ‘nimiedades’ como guerras, violaciones, secuestros, persecuciones o simplemente miseria. No hay efecto llamada, lo que hay es efecto huida. Y cabría preguntarse hasta qué punto nuestros gobiernos son responsables, por el expolio sistemático de los recursos de los países pobres. Tenemos muy frágil la memoria: ¿cuántos de nuestros abuelos, exiliados, cuántos otros, trabajando en fábricas de Alemania, Suiza, etc.?, ¿y cuántos jóvenes se buscaron la vida tras la crisis de 2008? Las personas que pasaron a Ceuta no aparecieron de la nada, estaban allí ‘represadas’ como lo están después en la propia Ceuta, en Melilla, en Canarias. Los compañeros de infortunio de Aylan no han desaparecido, pero los tenemos escondidos. Y para eso empleamos muchísimo dinero, para el gobierno turco, para el marroquí y otros, que no se entretienen en discusiones de derechos humanos. Hay que atacar las causas de este fenómeno con cooperación, codesarrollo, corresponsabilidad. Nos tendríamos que poner a ello ya. Entre tanto, habrá que afrontar las consecuencias: llevamos muchos años ofreciendo vías legales para dar una oportunidad a las personas que buscan una vida algo mejor. Y al fin y al cabo, les necesitamos, la pirámide poblacional es clara, ¿y quién se ofrece para hacer ahora ciertos trabajos? Hay alternativas.

Adolfo Crespo. Coordinador Grupo Bienvenida

'Lugares para patinar'

Estoy aprendiendo a patinar y pienso que hablo en nombre de todos los ‘skaters’ de Zaragoza cuando digo que es necesario que se construyan más ‘skateparks’ en la zona. No hay suficientes lugares para las personas que queremos patinar y muchas veces es necesario recurrir a espacios públicos, lo cual no está permitido. Patinar es una actividad como cualquier otra, que hace feliz a mucha gente y es una pena que, al no haber suficientes espacios para llevar a cabo este deporte, no podamos patinar sin recibir una multa. Entiendo que no esté permitido patinar en zonas públicas porque se daña el espacio, y además el ruido puede molestar a la gente que hay alrededor. Por eso, pido amablemente que por favor construyan más ‘skateparks’, para que los apasionados de este deporte puedan llevarlo a cabo con total seguridad.

Daniela Becerril Francés. ZARAGOZA

'Indultos contra la democracia'

El indulto que anuncia esta casta política que tenemos hoy es una manifiesta violación de los principios más elementales de cualquier democracia. Tal como muchos políticos la entienden, hacen de ella un verdadero paripé, cubriendo con él la moneda de cambio perfecta para pagar a separatistas el chantaje que hacen a cambio de sus votos y su ayuda al sostenimiento del Sr. Sánchez. Hoy priva el indulto de todos aquellos encarcelados por el ‘procés’, con su jefe a la cabeza, Sr. Junqueras. El indulto solo cabe en democracia cuando hubo en la sentencia o pena impuesta error, equivocación o desmesura. El indulto ataca a la propia democracia que se basa en la Ley. Todo lo demás de dejar de cumplir sentencias es apropiarse el político de turno del poder absoluto, como un verdadero dictador que se siente por encima de la Ley. No se entiende en un Estado de derecho y en plena democracia que las sentencias puedan ser revocadas, casi anuladas, o violentadas por el poder de los políticos; ni imaginar el atropello que supondría a la democracia de acostumbrarse a ello. La Ley la impone el pueblo. Defender lo indefendible, hablar de venganza y revancha por aplicar la Ley solo cabe en cabezas muy adulteradas. Ya solo nos cabe la falta total de arrepentimiento, el esperpento mayor es el de la reincidencia y el ‘lo volveremos a hacer’. Con estos separatistas no cabe el diálogo, su fin es inamovible. No tienen sentido los tribunales ni las Leyes si el político se pone por encima de la Ley. Apaga y vámonos.

Fernando Muñoz Rodríguez. TERUEL

'Sin fiesta de fin de curso'

Se acerca el final del curso. Un extraño y difícil curso que, dejando a un lado las siempre impertinentes notas curriculares, todos los alumnos y sus docentes han superado con matrícula. Por su responsabilidad, por su rigor, por el ejemplo dado a una sociedad que sin embargo cada vez que puede atiza a la escuela culpándola de casi todos sus males. Vamos viendo la luz al final del túnel de esta pesadilla y todo va retomándose, aceptándose como necesario, porque en el fondo lo es: el público de la cultura, de los deportes, del ocio de los bares… ¿Todo? No, todo no. La vida en la escuela, a estas alturas, sigue inalterable sin levantar un ápice el pie de sus estrictos protocolos, amarrados así a eso tan nuestro del ‘para por si acaso’. Desescalaremos una vez más primero lo nuestro, lo de los mayores, lo que nos divierte y da perricas: bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños y fiestas de guardar, mientras que lo de los pequeños, esos superhéroes orgullosos de llevar todo el día puesta la mascarilla, según la ministra (tiene cuajo), lo valoraremos ya si acaso para más adelante, no permitiéndoles ni tan siquiera así celebrar su merecido fin de curso en el patio de recreo con su compañero y amigo de la clase de al lado, del cual lleva todo el año separado. No podremos despedir con un aplauso emocionado a aquellos que tras nueve años en el centro se van ya para al instituto o a aquellos otros que pasan de infantil, porque eso sería, según las autoridades educativas, asumir muchos riesgos; y es fácil asumir que así sea si mentalmente uno mismo acaba para sí la frase: efectivamente, "sería mucho riesgo, para tan pocos votos".

José Antonio Cuadal Borao. MALLÉN (ZARAGOZA)

'Fractura de hombro'

El 6 de enero tropecé con una baldosa en la acera de Vía Hispanidad, sufriendo una fractura compleja de hombro derecho. Mi agradecimiento a las personas anónimas que me ayudaron, al personal de la Policía Local y las ambulancias. De manera especial, mi agradecimiento al Servicio de Rehabilitación del Hospital Clínico Universitario, a la fisioterapeuta Vanesa, al Dr. Javier Ruiz y a la Dra. Beatriz Redondo, por la excelente calidad personal y profesional de todos ellos. Gracias.

Francisca Esteban Palacios. ZARAGOZA

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión