Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

la columna

El color del dinero

OPINIÓNACTUALIZADA 31/05/2021 A LAS 05:00
Refugees and migrants from the destroyed Moria camp protest after the news about the creation of a new temporary camp, on the island of Lesbos, Greece September 12, 2020. REUTERS/Alkis Konstantinidis [[[REUTERS VOCENTO]]] EUROPE-MIGRANTS/GREECE-LESBOS
'El color del dinero'
ALKIS KONSTANTINIDIS

En las fronteras privilegiadas del mundo, la pobreza no despierta empatía sino, más bien, lejanías. 

Aunque la riqueza no conste en la definición, llamamos inmigrante a un extranjero con los bolsillos vacíos. Molesta más su desamparo que su piel forastera. Un poema de Quevedo pregunta: "¿Quién siendo tan cristiana, tiene la cara de hereje? ¿Quién hace que al hombre aqueje el desprecio y la tristeza? La pobreza". Para los defensores de la pureza, no hay peor herejía que sufrir la intemperie y la miseria.

Las sociedades prósperas abren sus puertas al triunfo, la belleza, la autosuficiencia. En cambio, sus imágenes perfectas ocultan las cicatrices de la enfermedad y la vejez, las vidas heridas por la penuria o la dependencia. ‘Respeto’ es una palabra latina que significa ‘mirar dos veces, con atención’, es decir, valorar al otro sin importar trajes ni etiquetas.

Cuenta la ‘Odisea’ que Ulises se disfrazó con harapos para no ser reconocido al llegar a Ítaca. Sentado como un pordiosero en el umbral de su propio palacio, el héroe padeció las humillaciones y las burlas de los invitados al festín. Lo insultaron: desgraciado, gandul, borracho. Homero cuenta que "el corazón indignado le ladraba dentro".

Como en la ‘Odisea’, las guerras y crisis económicas abocan a muchos al frío de una pobreza inesperada. De un día para otro, incluso los príncipes pueden convertirse en mendigos. El respeto nos enriquece cuando aprendemos a mirar más allá de pieles y bolsillos: el calor humano no entiende de color.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión