Opinión
Suscríbete por 1€

la firma

Cuestión de utilidad

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 16/05/2021 A LAS 05:00
Opinión
'Cuestión de utilidad'
Krisis'21

Todo queda reducido a una cuestión de utilidad. UPyD perdió su oportunidad, y por extensión su utilidad a ojos de los votantes, cuando rechazó fusionarse con Ciudadanos.

Aquel día, la formación de Rosa Díez firmó su acta de defunción concediendo unas nuevas alas a Ciudadanos. Albert Rivera, propietario de una herencia que supo multiplicar, también dilapidó la renta ganada al rechazar un acuerdo de gobierno con el PSOE en 2019. Defraudado ante su falta de sentido político, el electorado arrinconó a la formación naranja en los comicios del 10-N dejándola con tan solo diez diputados. Era el principio de una debacle cuyo penúltimo capítulo se ha vivido el 4 de mayo en Madrid.

La exigencia de la política nacional define a los partidos en clave de utilidad. Su caducidad se acelera y adquiere condición prescindible cuando no cumplen con la misión asignada por los votantes. Los grandes fracasos vividos en UPyD y Ciudadanos son el resultado de mayúsculos errores internos, producto de incompresibles fallos estratégicos donde la soberbia, aparte de contar con un enorme protagonismo, impidió descubrir la oportunidad que tenían ante sí.

Los partidos dejan de tener sentido cuando a ojos de los votantes pierden utilidad

Cómo descubrirse útil dentro del difuso campo del centro político liberal se ha convertido en la principal obsesión de Ciudadanos, tanto en España como en Aragón. Amenazados por sus propias decisiones, la dirección sigue creyendo en la existencia de un pequeño nicho que, ante la fragmentación política aragonesa, pueda convertirles en imprescindibles. Con una marca quemada –incluso la rumorología introduce un posible cambio de nombre o una absorción por el PP–, Ciudadanos busca apropiarse del papel de bisagra que durante años ha pertenecido al PAR. La tarea no resulta sencilla porque pilla a los dos partidos en situación de debilidad y porque el aragonesismo presenta un componente emocional de difícil adscripción, con demasiados padres, y que últimamente ha permanecido en situación de orfandad.

Ciudadanos no desiste de la conquista de un centro que en su formulación abstracta choca reiteradamente con el PAR, un partido que cuenta en su haber con pactos con socialistas y populares, la arcadia del imaginario naranja. Aquejados por sus urgencias, desde Ciudadanos se busca un complemento a su hoy limitada base sociológica de perfil urbano que podría pasar en un futuro por una oferta de entendimiento con el PAR. Un acuerdo formulado bajo el perfil de un ‘partido aragonés de la ciudadanía’, ceñido a un pacto electoral, que pudiera servir para fortalecer las opciones del centro. La idea naranja, en fase embrionaria aunque sopesada por algunos de los calificados como críticos dentro del PAR, pretendería sumar fuerzas y corregir debilidades para mantener unas mínimas opciones en Aragón y, especialmente en Teruel, donde Teruel Existe se ha convertido en un actor que, de presentarse a las municipales y autonómicas –algo que se da por seguro–, podría generar un intenso corrimiento en el mapa político de la Comunidad.

Esta es la máxima preocupación de Ciudadanos en Aragón, que busca hacerse con el centro político para convertirse en una formación bisagra que gane protagonismo

Aún restan dos años para las elecciones y durante ese periodo seguiremos viendo salidas y portazos en Ciudadanos y cómo la preocupación del PP crece ante una descomposición que, aparte de generar inestabilidad en aquellas plazas donde se gobierna en coalición, no tiene por qué comportarse exactamente igual que en Madrid. Para los populares, con sus más y sus menos con el PAR –formación esta última que insiste en que cualquier decisión sobre su futuro político y electoral deberá ser adoptada por los alcaldes y miembros del partido–, desgastar a los aragonesistas es una opción, al igual que para el PSOE es un objetivo defender al PAR y a Ciudadanos por su condición de posibles socios.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión