Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

El reto demográfico

OPINIÓNACTUALIZADA 15/02/2021 A LAS 02:00
JUAN GONZALEZ BARBA ( SECRETARIO DE ESTADO DE LA UE ) / 09/02/2021 / FOTO : OLIVER DUCH[[[FOTOGRAFOS]]]
Juan González-Barba, secretario de Estado para la Unión Europea
Oliver Duch

Pastores Grupo Cooperativo ha puesto en marcha en Perales del Alfambra, un pueblo de 200 habitantes en la provincia de Teruel, una granja para la producción de queso de oveja. Con experiencia de 40 años en ovino de carne, la empresa apuesta por su diversificación con un proyecto innovador que sigue el concepto de leche 100% de proximidad en una instalación que incluye una granja con capacidad para 1.000 ovejas, nave de ordeño, lechería y quesería, además de otros edificios de servicios complementarios.

La iniciativa de Pastores es de esas que sirven para vertebrar territorio, algo que esta cooperativa sabe hacer bien. Ha permitido crear cinco nuevos empleos, cuatro de ellos jóvenes, todos ellos vecinos de Perales del Alfambra. El arraigo al terruño está asegurado, sin duda una buena noticia para ese rincón de la denominada España vaciada.

Desgraciadamente, publicamos muy pocas noticias como esta. El éxodo de los pueblos a las ciudades, una tendencia generalizada en todo el mundo, ha dejado con escasa vida a zonas rurales en las que ya solo quedan personas mayores. Dotarlas de más vida mejorando infraestructuras y llevando ahí proyectos ha sido desde hace muchos años un gran desafío para las administraciones, que han desarrollado políticas con más fracasos que éxitos.

En ese escenario ha trabajado durante mucho tiempo el Plan Miner, que pese a algunos de sus logros no ha conseguido revertir una tendencia migratoria preocupante. Así lo puso de manifiesto el pasado lunes en una comparecencia en las Cortes de Aragón Alfonso Peña, presidente de la Cámara de Cuentas, cuyo informe de fiscalización de los planes Miner en Aragón 2010-2017 recoge que se han movilizado desde 1998 subvenciones por 418 millones de euros, que han contribuido a mejorar las infraestructuras municipales, la calidad de vida de los habitantes y la reestructuración industrial, pero no han compensado ni la pérdida de la minería ni el traslado de jóvenes a las ciudades.

El Miner, como el Plan Fite (Fondo de Inversiones de Teruel), llevan años en marcha y sus resultados son más bien discretos. En la sesión de las Cortes de la semana pasada, José Luis Saz, de Ciudadanos, decía sin apenas paliativos que los planes para sustituir la minería habían «fracasado» y que informes como el de Peña debían «remover conciencias» en Aragón y también en Madrid. Ana Cristina Sainz (PP) y Marta Fernández (Vox) se expresaron en la misma línea, mientras Álvaro Sanz (IU) cuestionaba la falta de una planificación estratégica que tuviera en cuenta el territorio, como evidencia el reparto de fondos a polígonos a escasos kilómetros y en manos de las mismas empresas.

Alfonso Peña indicó en su comparecencia que lo aprendido con el Miner debería servirnos para planificar mejor la distribución de las ayudas europeas que vendrán ahora en el marco del paquete destinado a impulsar la recuperación económica tras la crisis causada por la covid-19.

Precisamente de esa visión europea sobre el problema de la despoblación hablaron el pasado martes en Zaragoza el secretario de Estado para la UE, Juan González-Barba, y el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán. Según declaró el diplomático en una entrevista publicada ayer en este diario, ambos trabajarán en una iniciativa a medio plazo «que eleve el perfil político de la cuestión demográfica». La idea, dijo González-Barba, es que las instituciones europeas asuman este problema como «algo que hay que tener en cuenta cuando se desarrolla cualquier política». El objetivo es loable. Si al final da resultados quizás podamos contar más noticias como la del grupo Pastores en Perales del Alfambra.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión