Opinión
Suscríbete por 1€

la tribuna

No tenemos un programa, tenemos un plan

Por
  • María Zúñiga, Cristina Bernad y Enrique Cebrián
OPINIÓNACTUALIZADA 09/11/2020 A LAS 01:00
Opinión
'No tenemos un programa, tenemos un plan'
Heraldo

Lo parece, pero no es un programa electoral… La propuesta de trabajo que presenta Carmen Marcuello como candidata de RedPensarUZ al Rectorado de la Universidad de Zaragoza es el resultado de más de dos años de trabajo colectivo, de la realización de 135 entrevistas a personas de toda la comunidad universitaria (y más allá) y de la reflexión generada en varias jornadas temáticas. Por todo esto, tampoco puede tener la misma estructura que un programa convencional.

Lo primero que destaca es que propone a quien lo lea que se plantee su propia reflexión, le invita a dar su opinión y lo enfrenta al hecho de que la principal función de Unizar es generar, transmitir y transferir conocimiento con el objetivo de contribuir al bienestar de la sociedad, especialmente de la aragonesa. Esta función no es idea de RedPensarUZ, es lo que indican los Estatutos en su artículo 3.

El punto de partida anima a pensar sobre la estandarización de las estrategias de las universidades, la financiación, los modelos de evaluación, el contexto competitivo y globalizado de mercantilización del conocimiento, la universidad como servicio público, la precariedad de las plantillas, la asfixiante burocratización o la necesidad de regirnos por un modelo de ‘gobierno abierto’.

Cualquier acción que se realice debe estar orientada a dar respuesta a los que se presentan como ‘retos’, que en definitiva constituyen el ‘para qué’ de la propuesta. El primero de nuestros retos es minorar las consecuencias de la pandemia, para lo cual es necesario el compromiso de todos (individuos y entidades). Es importante detectar sectores estratégicos que puedan colaborar en el desarrollo conjunto de líneas de acción ante emergencias, así como la necesidad de mantener una sanidad pública de calidad, a la cual no es ajena la Universidad. Esto supone adaptarnos a un momento excepcional para la docencia, promover la investigación y apoyar la transferencia mediante un trabajo en equipo y en colaboración con otras instituciones.

Por otro lado, las evidencias científicas difundidas y verificadas por el Comité Científico de Expertos para el Cambio Climático de la ONU advierten inequívocamente de que el calentamiento global de origen antropogénico nos ha situado ante un escenario de emergencia climática y medioambiental. Por eso, el segundo de nuestros retos, en línea con el manifiesto sobre cambio climático apoyado por la CRUE, es comprometernos como entidad a contribuir para evitar que el calentamiento global supere 1,5°C.

El tercer reto nos convoca a posibilitar los ODS incluidos en la Agenda 2030, a incorporar prácticas que fomenten la solidaridad y a promover los derechos humanos. Ello no como una mera declaración de buenas intenciones, sino como la puesta en práctica del "fomento de un marco de pensamiento en el que los derechos humanos, la solidaridad entre generaciones, el desarrollo sostenible y la paz sean objeto de investigación, formación y difusión" (artículo 3 de nuestros Estatutos).

El cuarto reto busca fortalecer los principios y valor es democráticos y el desarrollo integral de la persona. Defendemos una educación, una investigación y una transferencia de conocimiento que, sin renunciar a la excelencia, huya del ansia acrítica por engrosar rankings cuyos parámetros no siempre responden a las necesidades de servicio público. Al mismo tiempo apostamos por una profundización democrática en la toma de decisiones, guiada por los principios de participación, colaboración y transparencia.

Como Universidad pública de Aragón, el quinto reto marca un compromiso de mejora de las condiciones de vida y de los intereses de quienes habitan nuestro territorio sin dejar de impulsar nuestra vocación internacional.

Para abordar estos cinco retos se plantea trabajar con seis ‘ejes de trabajo’, que concretan el ‘qué se hará’ (enseñanza, investigación y relación con la sociedad), ‘quién lo debe hacer’ (la comunidad universitaria) y ‘con qué recursos’ (infraestructuras, financiación y modelo de gestión). Estos ejes se materializan en 207 propuestas y en 27 compromisos que Carmen Marcuello y RedPensarUZ asumen como propios y que solo podrán llevarse a cabo de manera colectiva y consensuada. No es un documento cerrado, es un plan de trabajo fruto de la reflexión abierta y con soluciones aún por decidir, no solo por un futuro Rectorado, sino por la comunidad universitaria en su conjunto. Por todo ello, si estás de acuerdo con estas propuestas y con esta forma de trabajar, pedimos tu voto el próximo día 24 de noviembre para Carmen Marcuello.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión