Despliega el menú
Opinión

Opinión

Desfile ministerial por Aragón

ACTUALIZADA 24/10/2019 A LAS 02:00
La ministra Ribera durante su visita al Pignatelli.
La ministra Ribera durante su visita al Pignatelli.
Guillermo Mestre

Prometieron una campaña breve, para redimirse del derroche y el castigo al país que supone repetir unas elecciones en medio año por su propia incapacidad, pero ya tenemos el consabido desfile ministerial sobre la pasarela de Aragón. El lunes, la ministra de Transición Ecológica, el martes, la de Educación y ayer, la de Sanidad, las tres en Zaragoza… De momento, humo. Más humo que antaño en la chimenea de la térmica de Andorra, que sigue sin vislumbrar alternativas al cierre. Claro que al titular de la cartera de Sanidad se le puede sacar poco partido pues, con las competencias transferidas a las comunidades, el principal cometido de este ministerio debería ser la coordinación para la igualdad de derechos y prestaciones de todos los españoles, cosa que hoy no ocurre. En tal supuesto, habría sido pregunta obligada para la ministra Carcedo cómo es posible que el personal de un hospital de Barcelona reciba en horario laboral al presidente del Gobierno con gritos independentistas, y después atienda a los policías allí ingresados, víctimas de la facción ‘borroka’ de esa misma causa. Seguramente sería interrogante más adecuado para el ministro del Interior. Pero es difícil olvidar que Grande-Marlaska -también en su reciente visita a Huesca- pidió a los guardias civiles no conformarse "con vivir de rentas" (sic). Cualquier cosa que hubiera dicho sin pensársela, cuando tiene a los agentes pendientes de la equiparacion salarial con otros Cuerpos y de algún que otro derecho compatible con la condición militar, hubiera sido mucho más acertada y justa.

Etiquetas