Despliega el menú
Opinión

Opinión

Cajal y Unamuno

ACTUALIZADA 11/10/2019 A LAS 02:00
Fernando Aramburu vuelve la vista a Cajal
Tuit de Fernando Aramburu con su nueva lectura de Ramón y Cajal: 'El mundo visto a los ochenta años'.
Twitter vía Fernando Aramburu

Santiago Ramón y Cajal y Miguel de Unamuno han vuelto al candelero. Los viejos sabios, como los rockeros, nunca mueren. El Nobel de Medicina protagoniza una magna exposición en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza cuando se cumple siglo y medio de la llegada a sus aulas. El segundo ha llegado a ser ‘trending topic’ por la película de Alejandro Amenábar ‘Mientras dure la guerra’.

Cajal y Unamuno eran buenos amigos y se admiraban mutuamente. Coincidieron varias veces, una de ellas en el homenaje a Darwin en Valencia en 1909, con motivo del centenario del nacimiento del ilustre biólogo. Ambos despiertan el deseo de leer sus obras, que carecen de fecha de caducidad. "Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee", decía el intermitente rector de Salamanca. Para evitar tal perjuicio, Fernando Aramburu ha pasado el verano recreándose con las ‘Charlas de café’ del neurocientífico, según nos ha chivado por su cuenta de Twitter. Allí ha ido recogiendo algunas reflexiones memorables: "Si tienes plena conciencia de tu valer, desprecia el remoquete de ‘tonto trabajador’ con que infaliblemente trataran rivales y envidiosos de enfriar tu entusiasmo".

El ‘padre’ de ‘Patria’ ha vuelto este miércoles a reencontrarse con la obra de Cajal, según ha confesado por la red social. Esta vez ha elegido ‘El mundo visto a los ochenta años’. En el capítulo que dedica a las ‘Tribulaciones del anciano’, donde lamenta su torpeza de oído, describe al pensador vasco: "Unamuno, con sus setenta y dos años, goza no sólo de envidiable salud física, sino de una mentalidad robusta que aparece afinada y depurada en sus escritos". Y ahí siguen los dos vejetes, removiendo las conciencias... al menos las de los finos de entendederas.  

Etiquetas