Despliega el menú
Opinión

Opinión

Triste adiós al Ballet Víctor Ullate

Por
  • Katia Fach Gómez
ACTUALIZADA 04/10/2019 A LAS 02:00
VICTOR ULLATE ( BAILARIN Y COREOGRAFO ) / TEATRO PRINCIPAL ( ZARAGOZA ) / 22/09/2016 / FOTO : OLIVER DUCH
Víctor Ullate.
Oliver Duch

Víctor Ullate llevaba años advirtiendo de que ser creador cultural en este país es un ejercicio realmente heroico. Así lo reiteró, a lo largo de estos últimos meses, durante la gira de presentación de su último montaje, el clásico griego ‘Antígona’. Una compañía de danza, que durante más de tres décadas ha sido un referente de la creatividad y de la cultura española al más alto nivel, ya no es económicamente viable en la actualidad. Un descorazonador final, sin duda, para una de las cartas de presentación más exitosas de nuestro arte.

Siempre visionario, Víctor Ullate ha sido capaz de construir toda su carrera autoimponiéndose retos cada vez más ambiciosos. Es muy meritorio que su compañía no se haya limitado a responder a los gustos estandarizados del público, sino que este ballet también haya inyectado conciencia artística entre sus espectadores. Gracias a su honradez creativa, los amantes de la danza hemos tenido la oportunidad de madurar a través de los proyectos de este bailarín universal.

El Víctor Ullate Ballet, respaldado por una música y un diseño de vestuario impactantemente modernos, ha sabido abordar con gran lucidez temas humanos y sociales de extraordinaria complejidad; desde la violencia de género o las personas con discapacidad hasta el papel de la mujer en el mundo islámico o la defensa medioambiental. A lo largo de toda su trayectoria como director, la visión inclusiva y generosa del maestro Ullate ha generado unos maridajes tan sorprendentes como exquisitos. 

Francisco Nieva, Vicente Molina Foix, Francisco Valladares, la familia Morente y Carmen Linares son algunos de los muchos nombres de la cultura que se han dejado abrazar por la magia de esta compañía de danza. Con tales mimbres, es bien merecido que el Ballet Víctor Ullate también se haya labrado un sendero de éxito en el ámbito internacional. Apasionados del ballet y las artes escénicas de muy diversas culturas han conectado con el ‘filo rosso’ del repertorio de inspiración social de Ullate y de su director artístico Eduardo Lao, plasmado en coreografías como ‘Wonderland’, ‘Burka’ o ‘Tierra Madre’. En otras piezas más costumbristas como ‘Carmen’, ‘El Amor Brujo’ o ‘El Sur’, la compañía ha dinamitado clichés, mostrando al mundo una España luminosa y libre. 

Los ecos de sus triunfos han reportado múltiples beneficios, tangibles e intangibles, a nuestro país. No es casual, por ello, que Ullate haya recibido destacados galardones a lo largo de su dilatada trayectoria profesional. Entre otros, el Premio Nacional de Danza, la Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes y al Mérito en el Trabajo, la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo o el Premio Fundación José Antonio Labordeta. No obstante, posiblemente, el gran reconocimiento institucional por parte de la Comunidad Autónoma de Aragón aún esté por llegar. 

El cierre del Víctor Ullate Ballet constituye una noticia especialmente triste para nuestra tierra. Víctor ha ejercido de aragonés, noble y tenaz, desde que abandonó muy joven el barrio de Montemolín para cumplir su sueño de integrarse en el ballet de Maurice Béjart. Sin olvidar la dignidad de sus orígenes, el maestro nunca ha dejado de cultivar sus fuertes lazos con Zaragoza. En esta ciudad descansan Felisa, Julián y Marisol, de los que siempre se ha enorgullecido. 

De cara al futuro, deseamos que el bailarín pueda seguir realizando, a través de la Escuela y Fundación Víctor Ullate, una destacada contribución a la sociedad española. Sabemos que su corazón late gozoso ante los nuevos retos. 

Katia Fach Gómez es profesora #de Derecho Internacional Privado #de la Universidad de Zaragoza

Etiquetas