Despliega el menú
Opinión

Opinión

Un 10-N y bastante más

ACTUALIZADA 16/09/2019 A LAS 02:00
La composición del nuevo Ejecutivo se podría conocer este domingo.
Los líderes de los partidos del cuatripartito aragonés .
EFE

Como quien no quiere la cosa, estamos metidos de lleno en la semana definitiva para saber si Sánchez irá a un segundo intento de investidura o convocará nuevas elecciones en noviembre. Así que tictac, tictac… para todos. Quién sabe si para nadie o para nada. Sería tremendo, demoledor, pero es posible que de una nueva convocatoria electoral –¡cuarta en cuatro años!– saliera similar masa parlamentaria informe a la que ahora impide formar gobierno, mete a España en un callejón sin salida y le deja sin defensas frente a importantes amenazas internas y externas. Ya saben, Cataluña, el bloqueo gestor e inversor, el ‘brexit’, la amenaza de recesión, la guerra comercial… Más todos los daños colaterales que este espeso árbol político nos impide ver, pero que no se pueden subestimar.

¿Se imaginan que el PSOE le pasa el cepillo a Podemos y sale fortalecido del 10-N pero sin aritmética suficiente para gobernar? Mucho más sencillo imaginar a Iglesias desmelenándose, berbiquí en mano, contra Sánchez. ¿O que el PP se recupera a costa de Ciudadanos? Más verosímil visualizar a Rivera sacudiendo todos los demonios contra Casado.

En resumen, unas nuevas elecciones pueden no despejar el horizonte nacional y, de paso, llenarlo de nubarrones locales. Podrían complicar muy mucho los pactos autonómicos y municipales preexistentes, como el de Lambán con Podemos en Aragón o el de Azcón con Ciudadanos en Zaragoza. Así en toda España.

Etiquetas