Despliega el menú
Opinión

Opinión

Relato

Por
  • Pedro Rújula
ACTUALIZADA 30/08/2019 A LAS 02:00
La política ha renunciado a cambiar la realidad y se contenta con modelar el mundo con palabras.
La política ha renunciado a cambiar la realidad y se contenta con modelar el mundo con palabras.
HERALDO

Recientemente, un periodista preguntaba en una entrevista televisiva a la ministra de Defensa, Margarita Robles, si no creía que Podemos estaba ganando al PSOE la batalla por el relato en la cuestión del fracaso de las negociaciones para la formación de gobierno. Lo hacía así, centrando directamente la atención en el relato. La respuesta fue resuelta con la habilidad que podía esperarse de una política capaz y experta en estas lides. Sin embargo, lo más interesante era la pregunta del periodista que fijaba directamente la atención sobre el relato.

Es lógico que los gabinetes de comunicación de los partidos estén preocupados, incluso obsesionados, por dominar y dirigir el relato de los hechos. Hemos visto cien veces cómo después de la intervención desafortunada de uno de los suyos, o tras un desliz a todas luces inaceptable, vienen los constructores de relatos a convencernos de que las cosas no han sido así, como las habíamos visto, sino de la forma en que ellos nos las explican. Y lo más curioso es que muchas veces nos convencen. Consiguen doblegar los hechos para imponer su interpretación interesada.

Creíamos, y seguramente nos equivocábamos, que el objetivo de la política era transformar la realidad, actuar sobre la vida de las personas. Cuando la batalla política se centra en imponer una determinada interpretación de lo sucedido, tenemos la sensación de que la política ha renunciado a cambiar las cosas y se contenta con modelar el mundo con palabras. Es el triunfo del relato.

Pedro Rújula es profesor de Historia #Contemporánea (Unizar)

Etiquetas