Opinión

Opinión

Obligados a entenderse

ACTUALIZADA 08/08/2019 A LAS 02:00
El nuevo Gabinete presidido por Javier Lambán.
El nuevo Gabinete presidido por Javier Lambán.
José Miguel Marco

El Gobierno aragonés comenzó ayer una legislatura en la que no podrá permitirse errores de bulto ni en la gestión administrativa e institucional ni en la política. Sobre todo en esta última. Los resultados de las elecciones del 26 de mayo dejaron un escenario complejo, complicado y abierto, con un guion en el que caben protagonistas heterogéneos y con declinaciones ideológicas muy diversas.

La decisión, por lo tanto, de PSOE, Podemos, CHA y PAR, apoyados por IU, conlleva más responsabilidades que la de una simple apuesta con afinidades teóricas y programáticas concretas. Son, precisamente, las diferencias entre ellos, sobre todo entre el PAR y Podemos, lo que más pone en valor el entendimiento y lo que más puede abonar la sensación de fracaso si cada uno va por su lado.

En los próximos cuatro años, Aragón se juega su futuro en infraestructuras, servicios, despoblación y desarrollo tecnológico y de las comunicaciones, entre otros asuntos de interés prioritario. 

El Ejecutivo aragonés necesitará firmeza para pactar con la Moncloa y con Bruselas, pero sobre todo proyectos y cohesión para defenderlos y ponerlos en marcha. No acompaña la convulsa política española ni la falta de presupuestos, pero no hay tiempo para el despiste. Y menos, para fallar.

Etiquetas