Despliega el menú
Opinión

Iglesias gana la estrategia a Sánchez y a Rivera

ACTUALIZADA 22/07/2019 A LAS 02:00
Iglesias ha ganado el pulso para que Podemos entrase en el gobierno.
Iglesias ha ganado el pulso para que Podemos entrase en el gobierno.
HERALDO

Faltan flecos relevantes y es posible que se rompa a última hora, pero todo indica que PSOE y Podemos van a pactar un gobierno de coalición que despeja el camino, pero no del todo, hacia la investidura de Pedro Sánchez, cuyo debate comienza hoy.

El paso atrás dado por Iglesias era la única salida digna que le quedaba tras la debacle electoral, pero lo ha dado en un momento oportuno y ganando, de largo, el pulso por la estrategia a Sánchez y a Rivera. El dirigente socialista no ha sabido aguantar la presión. Ha caído en su propia trampa. No tenía plan b cuando puso como imposible que Iglesias estuviera en el gobierno para pactar una coalición. No puso otros condicionantes, Iglesias se movió y le ha ganado el partido en la prórroga y le va a colocar a afines que tienen su mismo perfil y discurso. 

Y además, Sánchez tendrá que contar con nacionalistas, proetarras e independentistas para intentar ser presidente. Insostenible en el tiempo.

Por su parte, Albert Rivera se queda fuera de todo, ha perdido la centralidad, que la ocupa el PSOE, y el liderazgo de la oposición, que ya es del PP a todos los niveles. Cs se queda con una crisis interna, un partido derechizado que pacta con Vox, dirigido a golpes de despotismo y esperando avivar más la confrontación política, territorial y social, por eso de que cuanto peor, mejor le va a su partido. Una apuesta de corto recorrido, como les ha pasado a UPyD y al propio Podemos.

En este contexto, las negociaciones para la investidura de Lambán adquieren otra perspectiva, porque el escenario se amplía. Puede ser en positivo, si Podemos valora bien las claves territoriales, entre ellas el PAR, y los aragonesistas abren más vías al acuerdo. Y puede ser en negativo, si todos se aferran a lo irresponsable.

Etiquetas