Despliega el menú
Opinión

Una solución sin problema

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 27/04/2019 A LAS 02:00
Pedro Santisteve y Fernando Rivarés, en un pleno municipal.
Pedro Santisteve y Fernando Rivarés, en un pleno municipal.
Oliver Duch

El equipo de gobierno de ZEC ha aprobado un protocolo de actuación ante episodios de alta contaminación en Zaragoza, que incluye la restricción al tráfico privado en el Centro y el Casco Histórico. Imita así lo hecho en Madrid. Sin embargo, la capital aragonesa no ha alcanzado nunca picos tan elevados como para activar medidas que afecten a la circulación. Es una solución útil para quien tenga el problema, pero no es ese el caso de la capital aragonesa. 

La buena gestión política de los asuntos públicos se basa en responder a los problemas que presente la sociedad e incluso en anticiparse a aquellos que se tiene plena constancia de que van a aparecer. Lo que no tiene ningún sentido es dedicar tiempo, esfuerzo y dinero a elaborar soluciones para problemas que ni existen ni se prevé que se vayan a dar a medio plazo. Este es el caso de la contaminación atmosférica en Zaragoza. La ciudad presenta unas condiciones ambientales mucho más favorables que la mayoría del país. De hecho, no hay constancia en su historia de que haya alcanzado picos tan elevados de polución como para activar medidas extraordinarias que afecten a la circulación de vehículos de motor. Por eso no tiene mucho sentido el empeño del equipo del alcalde Santisteve en destinar recursos, que bien podrían haberse utilizado en asuntos más perentorios, para disponer de un manual para días de alta concentración de dióxido de nitrógeno.

La calidad del aire que respiramos los zaragozanos es un asunto importante, pero no es urgente elaborar un plan con nuevas medidas para garantizar esa calidad porque los datos demuestran que no está en riesgo ni es previsible que lo vaya a estar. Si lo que pretendía Pedro Santisteve era seguir la estela de la alcaldesa Carmena para ganar impulso electoral, tenía que haber buscado un área de acción que sí repercuta en la vida de los ciudadanos y no inventarse una solución para un problema que ni está ni se le espera.

Etiquetas