Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Rafael Canogar repasa su trayectoria artística en la Sala de Exposiciones de Enate

La muestra recoge, por un lado, cuadros que corresponden a su periodo realista, iniciado en 1963, centrado en la crítica social y política, y por otro, un importante conjunto de obras abstractas realizadas en 2002.

Inauguración de la exposición de Rafael Canogar en Bodegas Enate.
Víctor Lucea, Jorge Gracia, Lola Durán, Felipe Faci, Rafael Canogar, Luis Nozaleda, Maribel de Pablo, Jorge Gracia y Fernando Torres.
DGA

La sala de exposiciones de Bodega Enate, en Salas Bajas, ha inaugurado este jueves la muestra ‘Figura en negro’, en la que repasa la trayectoria artística de Rafael Canogar a través de algunas de sus obras más importantes. Al acto ha asistido el presidente de Enate, Luis Nozaleda, el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, el director general de Cultura, Victor Lucea, y la diputada de Cultura, Maribel de Pablo, entre otras autoridades.

La exposición recoge, por un lado, cuadros que corresponden al periodo realista de Canogar, iniciado en 1963, cuando abandona la abstracción, y sus obras se centran en la crítica social y política. Y por otro, un importante conjunto de obras abstractas realizadas en 2002. La muestra se enmarca en la IX edición del Festival Aragón Negro, que despliega este año más de 200 actos en 22 puntos de la Comunidad y que cuenta con la colaboración del Gobierno de Aragón.

Canogar ha destacado que “esta visita será un recuerdo imborrable” ya que ha podido reencontrarse con algunas de sus obras “que hace años que fueron adquiridas por Enate", ha recordado con gran cariño. Por su parte, Luis Nozaleda, ha afirmado que “para Enate, la presencia de Rafael Canogar en esta sala de exposiciones es un lujo. Una oportunidad para disfrutar de las diferentes etapas de su vida, como se puede apreciar en las obras”. Además, ha querido agradecer su generosidad, “tanto por su presencia en la bodega, como en la creación de este arte con el que nos hace disfrutar a todos los que lo vemos”.

El consejero Faci ha alabado la destreza de Canogar, “uno de los artistas más relevantes del siglo XX español”, y ha puesto en valor, por otra parte, la labor de difusión de la cultura y de apoyo a los artistas que realiza Enate. Un trabajo que cobra mayor importancia, si cabe, al desarrollarse desde el medio rural. Precisamente en la exposición inaugurada, la sala exhibe una de las famosas “cabezas” de Canogar, lienzo utilizado como motivo de una de las etiquetas de los vinos de Eenate, contribuyendo a la promoción y la difusión del trabajo artístico a través de la gastronomía.

Asimismo, el consejero ha reconocido el trabajo de Canogar como miembro fundador del grupo El Paso, del que formaron parte artistas aragoneses de primer nivel como Pablo Serrano, Manuel Viola o Antonio Saura. Esta exposición descubre a un artista en continua evolución, comprometido y arriesgado, y que como él mismo confiesa siempre ha estado interesado por lo distinto, lo radical, pero que cuando crea una obra de arte es consciente de que “además de ser un ejercicio de libertad y trasgresión, lo es también de responsabilidad”. 

La pintura de Canogar (Toledo, 1935) había transitado del informalismo al realismo en los inicios de los años 60. La exposición se inicia con la obra ‘El diálogo’ (1968); en este momento, es habitual que el artista tome como punto de partida para sus creaciones imágenes procedentes de reportajes fotográficos de prensa; representa figuras anónimas, sin rostro, que cada vez adquieren más volumen.

A continuación, se presenta ‘Pintura’, de 1975, una obra de gran dramatismo y tensión. Corresponde al que se conoce como ‘periodo negro’ dentro de la producción del pintor, momento complejo en la situación social y política española. En esta etapa, el artista incorpora en sus cuadros elementos textiles, vestimentas en desuso que monta sobre bastidores a la vista. Sobre ellos, a modo de collage, aparecen fragmentos del cuerpo humano. En este caso, se trata de un personaje masculino visto de medio lado, y cuyo rostro aparece con los ojos vendados.

A partir de 1976, Canogar regresa a la abstracción, a una nueva reflexión sobre el soporte y las calidades de la materia. En ‘Arteria’, ‘Besante’, ‘Leva’, ‘Bisel’, ‘Ángulo’ y ‘Arco’ (2002), realizadas todas ellas en técnica mixta y papel de aluminio, vuelve a la economía del color, que contribuye a destacar las texturas de los distintos materiales. Se presentan, además, de este mismo periodo, ‘Ribazo’ y ‘Paisaje’, composiciones ambas realizadas con cristal, óleo y parafina sobre tabla.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión