Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

crítica de danza

El ballet también puede hacer reír

Por
  • Carmen de La Figuera
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 29/04/2022 A LAS 20:01
La compañía Los Ballets del Trokadero de Montecarlo.
La compañía Los Ballets del Trokadero de Montecarlo.
Zoran Jelenic

Zaragoza está de enhorabuena: disfruta del privilegio de contar con la única parada en España de Les Ballets Trockadero de Monte Carlo en su gira internacional. 

Zaragoza ha respondido desde el estreno ya que el aforo del Teatro Principal lucía completo. La expectación es grande por este grupo conocido en todo el mundo como los ‘Trocks’.

Personalmente, hacía muchos años que no veía sus creaciones y me preguntaba por cómo han evolucionado. Pues francamente bien. La primera parte comenzó con ‘Las sílfides’, obra maestra de Fokin en la que, siguiendo la coreografía auténtica, van cometiendo equivocaciones y pequeños despistes que ya logran las primeras risas. Pero desarrollan la obra completa con los gags en su justa medida sin caer en lo reiterativo.

La segunda parte arranca con el paso a tres del ‘Lago de los cisnes’. Aquí juegan con divertidos contrastes como un bailarín muy pequeñito y unas bailarinas muy grandes. Es una caricatura de la obra de Petipa compuesta con tanto humor y gracia que entretiene sin malicia. Le sigue un Concierto Barocco de Bach que también comienza mostrando un trabajo muy serio, pero aprovecha el modo de hacer de Mr. Balanchine para provocar las risas. Hay un tramo que recuerda el pitorreo al que llegamos los bailarines en un ensayo cuando caemos rendidos de cansancio. Muy logrado. En la muerte del Cisne, el respetable llegó a la juerga total. Y terminó con ‘La noche de Walpurgis’, con un principio de variación de los faunos muy serio, pero que pasa a una buena dosis de humor.

les ballets trockadero de monte carlo ****
Programa variado (‘Chopiniana’, ‘Go for Barocco’, ‘Walpurghisnacht’ y ‘Pas de trois’).
Director artístico:Tory Dobrin.
Directora asociadaIsabel Martínez

Pero ojo, todo esto sucede sin eliminar la técnica en puntas: equilibrios, ‘pirouettes’, ‘fouettes’, ‘maneges’... Por eso, como decía antes, ¿debería enfadarme como profesional por tanta juerga sobre el duro trabajo clásico? Pues no. Está hecho con buen gusto y, como todo el mundo, lo pasé muy bien.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión