Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

entrevista

Fito Cabrales: "Que la música era el camino lo descubrí bien pronto"

Fito & Fitipaldis actúa hoy (22.00) en el Príncipe Felipe con todas las entradas vendidas –9.000, según la promotora–, y con Morgan como banda invitada (20.30).

El cantante y guitarrista de Fito & Fitipaldis regresa a Zaragoza para ofrecer una nueva descarga de rock & roll.
El cantante y guitarrista de Fito & Fitipaldis regresa a Zaragoza para ofrecer una nueva descarga de rock & roll.
Jorge París

Esta gira que acaban de comenzar es especial...

De momento todo está siendo maravilloso. Tenemos solo cuatro conciertos a nuestras espaldas, pero está siendo lo más intenso que he vivido en la música. Se ha convertido en un momento increíble que hasta dudábamos que pudiera volver a suceder.

Después de todo lo ocurrido con la pandemia ¿qué significa para usted salir al escenario y ver llenos los aforos?

La música no tiene sentido sin público. Siempre nos ha gustado subirnos al escenario, compartir las canciones, hacer partícipe al público y que eso sea una gran comunión, una fiesta, aunque suene a tópico. Pero es verdad. Creo que cuando cantas estás en otro mundo y de repente te das cuenta y ves a todo la gente con los móviles, las luces... es algo increíble.

¿Cuándo descubrió que la música era el camino?

Que la música era el camino lo descubrí bien pronto, pero no el camino profesional. Me refiero a que la música me hacía sentir muy feliz bien de niño, cuando empiezas a flipar con una canción, que no sabes por qué, la verdad. Lo demás no estaba programado porque todos los chavales que empezamos a hacer bandas nos conformamos con eso, con tener un grupo, que no es poco. Una vez que la tienes, ya flipas. Pero, claro, hace 35 años o más, imaginar que porque tuvieras una banda ese iba a ser tu camino, tu profesión, la verdad es que no se nos ocurría pensarlo.

Zaragoza es una ciudad que ha pisado en numerosas ocasiones.

Hemos venido con todas las giras. Siempre suelen acudir a vernos, y su música me gusta un montón, Violadores del Verso y Kase.O. Nos conocimos hace unos años y siempre que pasamos por Zaragoza nos llamamos. Y por supuesto Amaral, que en uno de nuestros últimos conciertos en la capital aragonesa se dignaron a subir al escenario con nosotros. Ahí tenéis un montón de ‘crakcs’, con los Héroes y demás. Zaragoza es cuna de buena música.

¿Qué cambios pueden percibir los seguidores de Fito & Fitipaldis en este nuevo disco?

Nosotros sí notamos bastantes, pero realmente hacemos rock & roll. Quizá los cambios tienen más que ver con la producción de Carlos Raya, el sonido que hemos tratado de buscar, que tal vez es un poco más oscuro, eléctrico y denso, pero siempre seguimos pensando que las canciones nos gustan sencillas. Grabamos todos a la vez y en el fondo seguimos haciendo discos de rock.

‘Cada vez cadáver’ viene con sorpresa, un DVD que repasa sus 20 años de trayectoria...

Ahora mismo, se intenta que todo lo que se comercializa en físico tenga una buena presentación, porque realmente se vende tan poco que quien va a la tienda a comprarlo se merece eso y mucho más. Es un acto de mucho amor y de mucho cariño hacia la banda.

El vinilo tiene una nueva vida.

Ya es eterno. Creo que siempre lo será, es de coleccionista, como comprar ediciones de libros. Nunca será masivo, pero siempre existirá. No así el cedé.

Cuando echa la vista atrás, ¿se sorprende de todo lo que ha vivido en la música?

Intento sorprenderme, la verdad. También me aburro de decir que no quiero normalizar que una banda de rock, o dos, en el caso de Platero y Tú también, es el camino o la trayectoria habitual: poder crear cada disco como tú quieres, hacer giras más grandes o más pequeñas, tener las facilidades, un público que está ahí pendiente de ti... A veces me pongo a pensar y digo: «Quiero echar la culpa solo a las canciones», porque yo no me veo a mí mismo como alguien que pudiera tener demasiados fans. ¿Me ha visto que pinta tengo? (ríe). Cuando echo la vista atrás, me cuesta. Tendría que afinar mucho para recordar algo malo.

Sus canciones hablan de temas cercanos y reales. ¿No concibe componer de otro modo?

Imagino que por la escuela que tengo. Siempre me gustó Charada, Alarma, Leño, Sabina... Pienso que la música, la composición, por lo menos, tiene que ser algo trascendental para uno, no digo que te eleve ni tonterías. La música no solo son notas que forman progresiones de acordes. Son eso, pero tiene que haber una espiritualidad y solo la encuentro si hablo de las cosas cercanas. Yo no ansiaba ser simplemente un guitarrista o un cantante, quería componer canciones de rock, que era lo que me parecía mágico y en eso me baso todavía, en intentar que me conmueva no solo la música, sino lo que estoy diciendo.

No escribe letras todos los días, pero sí toca la guitarra constantemente. ¿Cuántas tiene?

No sé. No soy Joe Bonamassa, pero más de 40, seguro. Tengo un local grande, aunque empiezo a tener problemas para hacerles sitio, además de los estuches.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión