Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

música

Nelson nunca se rinde

La banda zaragozana, cuyo disco de debut quedó truncado por el confinamiento, actúa este sábado en la sala Luis Galve del Auditorio.

Los componentes de Nelson, con Nelson Benito en primer plano.
Los componentes de Nelson, con Nelson Benito en primer plano.
Ángel de Castro

La pandemia ha truncado infinidad de proyectos musicales. Ha supuesto un doloroso e ineludible paréntesis que las bandas ansían dejar atrás. Como en el caso de Nelson, una formación zaragozana a la que el confinamiento atrapó en pleno lanzamiento de su disco de debut, ‘Entre mis huesos y tu piel’. Tras una exitosa presentación en el Centro Musical las Armas en febrero de 2020, el telón se bajó abruptamente. Este sábado tratarán de resarcirse con un concierto en la sala Luis Galve del Auditorio de Zaragoza (19.00).

"Es un palo muy gordo ver el trabajo de años truncado por este desastre. Pero al igual que el resto del mundo, hay que aprender de la situación y seguir con más fuerza todavía. Las expectativas cambiaron y nosotros con ellas. El grupo se ha transformado en una máquina sólida e inmunizada. Ahora somos mejores", explica Nelson Benito, voz y guitarra.

La fuerza del colectivo es el argumento más contundente que arguye esta banda de rock perfectamente engrasada. Basta con repasar los nombres ilustres de sus integrantes para comprobarlo: el productor y bajista Guille Mata, Laurent Castagnet (baterista de Loquillo, que ha colaborado con Manolo Tena, Miguel Ríos, Amaral o Kase.O), Jorge Ferrer (The Kleejoss Band) y Óscar Carreras (teclista que ha colaborado con Enrique Bunbury y Carmen París). Un elenco al que ahora se ha sumado Alberto Solobera (Llorente, Santoral...). "No están conmigo por ilustres, sino porque forman un equipo tremendo. Y formar parte de ese colectivo es una satisfacción constante. También lleva consigo una responsabilidad enorme y con ello mucho trabajo para estar a la altura", relata Benito.

Estos trece meses secuestrados por el coronavirus, con todas las salas cerradas, han reducido sus actuaciones a la mínima expresión. Únicamente tocaron en noviembre en el Centro Cívico La Almozara. Un ambiente y una escenografía muy diferente a lo acostumbrada, con sillas, restricciones y mascarillas como elementos esenciales. "Es una situación nueva, hay muchos aspectos que han cambiado en la organización de un concierto: horarios, aforos, nuevas medidas de seguridad, restricciones... Pero cuando subimos al escenario, durante ese momento de paréntesis, las emociones y la energía, tanto del público como nuestras, se sienten mucho más intensas que antes. Lógicamente volveríamos a la situación anterior, pero hay muchas cosas positivas que nos llevaremos de esta experiencia", reflexiona.

Un hambre de directo que este sábado saciarán con su recital en el Auditorio –«Lo estamos deseando con todas las fuerzas», proclama–. Una práctica que esperan retomar en los próximos meses. "Hemos tenido que replantear el proceso de promoción del disco. No pudimos hacer los conciertos de presentación programados, así que optamos por editar un vídeo que grabamos en directo, justo antes del estado de alarma y lo hemos difundido en redes. También hemos aprovechado para componer el siguiente disco, que esperamos tenerlo este año", concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión